Del agave al ... ¿automóvil?


La planta de agave tiene diversos aplicativos, desde la elaboración de tequila hasta componentes de automóviles… ¿en qué momentos pasamos de hacer tequila a partes de coches? Pues así como lo leen, las plantas de agave también podrán ser utilizadas para hacer piezas de automóviles gracias a Ford y uno de los más grandes productores mexicanos de tequila José Cuervo.

Ambas compañías están realizando pruebas con el fin de convertir el agave en bioplástico, el cual será utilizado como una alternativa sustentable del plástico convencional. Los bioplásticos son un tipo de plásticos derivados de productos vegetales, como el aceite de soja, el maíz o la fécula de patata, en este caso el agave. La diferencia es que no se deriva del petróleo como los plásticos comunes.

La hipótesis de Ford es que el bioplástico podría reducir el peso del vehículo, ayudando a mejorar la eficiencia del uso de combustible. Dado que los plásticos convencionales están hechos de productos derivados del petróleo, el plástico a base de agave también reduce tanto la huella de carbono total de un coche como la del consumo de petróleo. Ford y José Cuervo están probando el bioplástico para piezas como las unidades de aire acondicionado, compartimientos de almacenaje y cableado.

El proceso para elaborar el tequila deja material extra para la producción que se tiene pensada. Cada planta de agave requiere como mínimo 7 años para madurar, al término de este periodo la compañía tequilera extrae los jugos del corazón de la planta para posteriormente destilarlo. El resto se usa como composta o puede ser utilizado para la elaboración de artesanías y papel agave por artesanos que viven cerca de la compañía.

De acuerdo con el Programa para el Medio Ambiente de la Naciones Unidas, Ford asegura que se producen más de 5 billones de toneladas métricas de residuos de biomasa agrícola cada año; paralelamente un coche promedio tiene más de 180 kilos de plástico; por lo que es una gran oportunidad de convertir este residuo de masa agrícola en piezas de autos. De esta forma se realiza una acción ganar-ganar y Ford aumenta su programa verde en el proceso.

Ford no es ajeno a este tipo de pruebas o experimentos, ya que anteriormente ha buscado alternativas vegetales para la producción de materiales convencionales. Actualmente utiliza espuma a base de soja, aceite de ricino, paja de trigo, fibra de kenaf, madera, fibra de coco, y otro tipo de opciones sustentables para sus autos. Igualmente ha probado con PET reciclado para algunas piezas.

Los avances tecnológicos en el sector automotriz están en miras de crear autos más sustentables, teniendo en mente el costo medio ambiental que significa crear un auto. No todo se debe centrar en el combustible y energía, las compañías como Ford deben ser más creativas al producir autos que sean más amigables con el ambiente. Ojalá que es esta prueba sea satisfactoria y se pueda utilizar el residuo del agave.

Vía: www.expansioncom

#sostenible

PLANETA B BLANCO SIN MUNDO.png

2019 | PlanetaB | Consultoria e Información ambiental

Montes Urales 424, Lomas de Chapultepec, CDMX.

M. contacto@planeta2.com.mx