La tortuga de carey está a un paso de extinguirse


Si nos detenemos a pensar el impacto que hemos tenido como humanos en la Tierra veremos dos caras, por un lado están los avances tecnológicos, obras de arte, construcciones increíbles, literatura apasionante, pero la otra cara de la moneda es aterradora ya que nos hemos dedicado a explotar y deteriorar este planeta casi al punto del no retorno.

El ‘progreso’ y la ignorancia humana ha tenido como consecuencia el calentamiento global debido a la emisión de gases de efecto invernadero lo que ha traído diversas consecuencias que han puesto en peligro la supervivencia de muchos hábitats clave de animales salvajes y especies enteras. Durante las últimas cuatro décadas, el 52% de la fauna del planeta ha desaparecido, gran parte de esta pérdida se atribuye directamente a la expansión humana en los antiguos hábitats clave.

Las tortugas de mar están dentro de las muchas especies que su supervivencia a largo plazo está siendo amenazada por la actividad humana. Las tortugas son animales que son codiciados tanto por su carne como por sus caparazones los cuales se convierten en llamativos colgantes o piezas de joyería que son vendidos a los turistas.

Dentro de todas las especies de tortugas marinas, la tortuga carey es la que está en mayor peligro de extinción y ha sido clasificada por la 'Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza' como especie en peligro crítico de extinción.

En países como China y Japón es cazada por su carne (quien en su sano juicio comería carne de tortuga). Igualmente los caparazones de las carey es empleado para la confección de objetos decorativos. Según el Convenio sobre el Comercio Internacional de Especies de Fauna y Flora Salvaje Amenazadas (CITES), la captura y el comercio de estas tortugas y sus productos derivados son ilegales en muchas naciones.

La pesca comercial es otro de los factores por los cuales las tortugas están siendo amenazadas. Hasta el 40% de una pesca regular de una flota pesquera se compone típicamente de 'captura incidental', es decir, si se quiere pescar un pez en específico, 4 de cada 10 de estos peces serán objetivos no deseados como tortugas, delfines, pequeñas ballenas y tiburones. “Oops iba por pescado pero me traje una tortuga”... la idiotez humana.

Por otro lado está nuestro enemigo el plástico. Las tortugas están entre las 700 especies marinas amenazadas por las montañas de plástico que se tiran al año cada año (más de 8.8 millones de toneladas), si no han visto el video de la tortuga con el popote en la nariz o como se comen los desechos de plástico la verdad no se los recomiendo porque es muy fuerte pero es un claro ejemplo de cómo afecta el plástico a estos seres.

Una amenazas adicional es la estupidez humana. Tristemente hemos visto como en repetidas ocasiones diferentes grupos de personas han sacado animales marinos de los océanos sólo para tomarse fotos con estos: estrellas de mar, delfines y tortugas han sido el blanco para esta práctica que sólo alguien con un nivel de inteligencia inferior realizaría.

Aunque todavía existen lugares donde las tortugas pueden pasar una vida tranquila y lejos de las amenazas. ‘Tortuguero es una zona natural cerca de Costa Rica en el caribe que está siendo protegido por el gobierno local. Sus playas son uno de los destinos preferidos de las tortugas para hacer sus nidos, incluyendo a las tortugas verdes.

Si se están preguntando qué pueden hacer para ayudar a cientos de miles de tortugas y otros animales marinos, pueden comenzar recortando el uso de plástico, como bien decía Jacques Cousteau “...el aire y el agua, dos elementos esenciales de los cuales depende la vida, se han convertido en basureros globales…”. ¿Vale la pena poner en riesgo la vida marina por nuestra conveniencia?. Si tomamos medidas para disminuir el uso de plástico podemos darle a las especies marinas una oportunidad de vivir.

Vía: One green planet

Imagen: Greenpeace Troy Mayne

#extinción

PLANETA B BLANCO SIN MUNDO.png

2019 | PlanetaB | Consultoria e Información ambiental

Montes Urales 424, Lomas de Chapultepec, CDMX.

M. contacto@planeta2.com.mx