Image by Manuel Barroso Parejo

¿Qué está pasado en Holbox?


Quienes han podido conocer esta joya en el Caribe son testigos de una de la maravillas naturales de nuestro país y cada año se ve amenazada por intereses políticos y empresariales para explotarla al igual que sucedió con Cancún, Playa del Carmen, Isla Mujeres, entre otros. ¿Hasta cuándo será suficiente?, ¿por qué no se le otorga el estatus de zona protegida?, ¿qué intereses están detrás de la Isla?

Holbox es una pequeña a 160 kms de Cancún, mide 42 km de largo y 2km de ancho la cual está rodeada principalmente de selvas y es el hogar de miles de animales, algunos de ellos en peligro de extinción.

Es un paraíso para los animales, es el refugio de más de 100 especies de aves, 30 de ellas migratorias como el flamingo los cuales llegan en el invierno para refugiarse, alimentarse y reproducirse.

Igualmente habitan especies que actualmente están catalogadas en peligro de extinción o en estado crítico de extinción como: halcón peregrino, manatí, mono araña, jaguar, tortuga blanca, tortuga caguama y la tortuga carey, entre otros.

Dichos animales supuestamente están bajo la protección especial de la SEMARNAT aunque al no terminar de concluir el estatus del manejo de la isla, no sabemos de qué forma este organismo está protegiendo a dichas especies.

Pero un mayor problema enfrenta la Isla por los permisos otorgados a distintos complejos turísticos y las construcciones irregulares que se aprovechan de la ineficiencia de nuestro gobierno y las instancias que supuestamente protegen el medio ambiente.

Holbox es un espacio que debería gozar de una protección rigurosa y aunque desde 1994 la biosfera de Yum-Balam fue decretada como zona natural protegida para conservar su flora y fauna, el plan de manejo tiene más de 30 años pendiente.

El problema real es que la SEMANART ha decidido no tomar cartas en el asunto desde hace tres décadas. La isla se encuentra bajo el asedio de constructoras, consorcios y particulares que buscan construir desarrollos turísticos, hoteles, edificios de departamentos y casas habitación.

Las empresas inmobiliarias y hoteleras argumentan que no existen planes, programas de desarrollo urbano y programas de ordenamiento ecológico para el municipio de Lázaro Cárdenas; igualmente el área natural sigue sin contar con un plan de manejo que determine los lineamientos y criterios a seguir para el desarrollo de actividades vinculadas con el turismo.

Esto es un abuso por parte de las empresas que buscan destruir un ecosistema con tal de edificar un hotel y tristemente las personas seguirán asistiendo a este tipo de complejos ya sea por ignorantes o porque les dejó de importar el planeta hace mucho tiempo.

La organización ‘Salvemos Holbox’, la cual es una organización que busca rescatar y proteger la isla, estima que hay 50 construcciones en desarrollo.

El reciente gobernador Carlos Joaquín González, una persona que por lo visto sólo busca el interés monetario por encima del ambiental y quiere exprimir, y al parecer, exterminar todo rastro de belleza, declaró en un discurso de este año: “Holbox tiene que convertirse en un lugar de desarrollo turístico, debe dar para generar divisas, esos ingresos, esos recursos que se necesitan... y cuidarla de paso”.

Bravo Sr. González, no encuentro palabras para definir su comportamiento y cualquier adjetivo que le diga será un insulto, así que prefiero dejar esto así. Holbox ha funcionado correctamente en los últimos 30 años, no se necesita mayor turismo, no es necesario plagar las playas de personas que no cuentan con una educación ambiental.

Gamaliel Zapata Moguel es un ejidatario y maestro en Cancún, fundó la campaña ‘Salvemos Holbox’, la cual solicita a las autoridades que se designe a la isla como patrimonio de la humanidad y se publique un plan de manejo ambiental. Esta iniciativa logró recaba 70 mil firmas, aunque todavía no se han realizado ninguna acción.

Si bien la SEMARNAT ha negado ciertos permisos a distintos desarrollos turísticos, todavía falta mucho por hacer. El nuevo gobernador declaró recientemente que diferentes proyectos como el de Península Maya Developments podrán volver a presentarse sólo que con otra estrategia, es decir, lo mismo “…no sé con qué tipo de densidades, ni con qué tipo de certidumbres o propiedad que deba de tener…”, Sr. Gobernador, si se le negaron los permisos fue por una razón, no para que le den la vuelta al sistema.

El turismo también juega una parte importante en la conservación de este ecosistema. Cada año el tiburón ballena, el pez más grande del mundo, visita la zona y se ha convertido en el slogan de la isla. Comenzó a ser un negocio cuando los pescadores vieron como los turistas estaban dispuestos a pagar fuertes sumas por contemplar tiburones vivos.

El problema no es el ecoturismo, el problema es la sobreexplotación ¿recuerdan las Islas Marietas que tuvieron que cerrar?, lo mismo pasará en Holbox. Carlos Álvarez quien es el presidente de Comunicación y Ambiente A.C. señala que para el tour del tiburón ballena la SEMARNAT ha otorgado más de 500 permisos en cada temporada.

¿Para qué expiden estos permisos si saben de antemano que no es sustentable?, la respuesta es…dinero.

Un problema adicional que enfrenta la isla es la situación sanitaria del manejo de la basura ya que no existe un sistema sustentable para los desperdicios. La basura que se genera en la isla normalmente es quemada y cuando no se puede, la corriente de los ríos ayuda a dsipersar los contaminantes sólidos hasta el mar. En el 2008 se estimaba que la recolecta de basura diaria era de 1 tonelada y 2 en temporada alta, al día de hoy son 6 y 12 respectivamente.

Encima de todo esto, el pasado 23 de septiembre se registró un incendio que al día de hoy se encuentra controlado. La PROFEPA concluyó que este incidente fue provocado. De acuerdo con el organismo, más de 87 hectáreas resultaron dañadas y pertenecía al Área Natural Protegido Yum-Balam.

Después del peritaje se dedujo que el incendio se inició de forma simultánea en 10 puntos diferentes, lo que descarta que haya sido un siniestro natural. En esta zona existe una fuerte presión por parte de desarrollos inmobiliarios para que se otorguen los permisos correspondientes para construcción.

Lo rescatable es que la PROFEPA está buscando evitar que este y futuros siniestros se conviertan en la oportunidad para las empresas de presionar y cambiar el uso de suelo, por lo que se impuso como medida de seguridad la clausura de la zona afectada.

La PROFEPA solicitará a la SEMARNAT, que no autorice cambios de uso de suelo en estos terrenos en los próximos 20 años apelando a la Ley General de Desarrollo Sustentable. Igualmente se pidió a la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas y a la Comisión Nacional Forestal que se aplique un programa de restauración y acciones para recuperar el ecosistema.

También se observó la eliminación y desplazamiento de fauna silvestre como el venado, apache ocelote, lagartija escamosa, iguana rayada, tolok, langosta, cigarra, pájaro carpintero, cenzontle, chara yucateca y el Hocofaisan.

Holbox debe mantenerse como es, una joya natural. Depende de nosotros que se conserve de esta forma, de seguir luchando para que se respeten las normas, de empujar iniciativas de preservación, de demandar a los desarrollos inmobiliarios actuales a que cumplen con los requisitos medioambientales. Holbox sólo es un paraíso que nos ha prestado la naturaleza, no le pertenece a nadie.

Vía: el universal.com.mx, plumasatómicas, expansion.com, lajornada.com y animalpolitico

Imagen: holboxtravel.com.mx

#sostenible #deforestación

PLANETA B BLANCO SIN MUNDO.png

2019 | PlanetaB | Consultoria e Información ambiental

Montes Urales 424, Lomas de Chapultepec, CDMX.

M. contacto@planeta2.com.mx