Inversores y científicos advierten que estamos creando burbuja de proteína


En los últimos años las compañías de petróleo y gas han estado en la mira de la sociedad y el gobierno para que consideren dentro de sus cálculos el cambio climático y las consecuencias de seguir produciendo y quemando combustibles fósiles, aunque no siempre se han logrado grandes resultados la presión continúa para que dejemos atrás estas prácticas.

Pero cuando hablamos de calentamiento global, no sólo las compañías de energía entran en juego, hay otra industria aún peor que la de energía o la textil...la industria de la producción de alimentos. Esta vez se suma a la Organización Mundial de la Salud (WHO), la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), un grupo de inversores privados quienes han expresado su preocupación por el ritmo actual de consumo de carne y de acuerdo a este grupo, se está creando una ‘burbuja de proteína’.

¿Recuerdan las peores crisis económicas que hemos visto en la historia? ahora adicional al colapso financiero se sumará un colapso ambiental. Estos grupos afirman que la única forma de evitar el colapso es sustituir la carne con plantas, semillas y vegetales las cuales tiene un menor impacto y huella de carbono.

“...La excesiva dependencia que se tiene a nivel mundial sobre el ‘ganado de fábrica’ para alimentar la creciente demanda de proteína animal es la receta ideal para una crisis financiera social y ambiental...”, en palabras de Jeremy Coller, lider de la FAIRR (Farm Animal Investment Risk & Return). “...la producción intensiva de ganado ha alcanzado niveles de emisión de CO2 y contaminación muy por encima de los esperados y las normas de seguridad y bienestar están muy por debajo de las expectativas…”.

¿Por qué continuamos consumiendo un alimento que adicional a ser cruel y moralmente cuestionable es uno de los mayores contribuidores de CO2 en el mundo?

El grupo de inversores incluye fondos de inversión del Reino Unido y Suecia quienes controlan colectivamente activos de un total de 1.25 billones de dólares. Sus esfuerzos se están centrando en los principales productores como Nestlé, Unilever, P&G y Walmart.

Diferentes investigaciones afirman que el consumir e incrementar el consumo de carne (como se está haciendo hoy en día) tendrá consecuencias críticas en el ambiente. Si continuamos con los niveles actuales de consumo, la producción de alimentos podría ser responsable de la mitad del presupuesto de carbono del mundo dentro de tres décadas. ¿Siguen pensando que esa hamburguesa no tiene ningún impacto ambiental?

Existen iniciativas sociales alrededor del mundo para disminuir el consumo de carne como #meetfreemonday en donde se busca reducir la ingesta de carne tan siquiera un día a la semana.

Esta iniciativa fue lanzada en el 2009 por uno de los Beatles, Paul McCartney junto con su esposa e hija, para dar a conocer el lado negativo de la carne, lo que realmente esconden los productores de carne y ganado; igualmente buscan animar a la gente para que contribuyan a disminuir el cambio climático, preservar los recursos naturales y mejorar su salud.

De acuerdo con la FAO, el sector de ganado está dentro de los tres principales sectores que contribuyen a los problemas medioambientales más serios, afectando a nivel local y global.

La FAO estima que la producción de ganado es responsable del 14.5% de las emisiones de gases de efecto invernadero a nivel mundial, otras organizaciones son más alarmistas y estiman que podría alcanzar casi un 51%.

La comunidad científica del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de la ONU concuerdan que es necesario reducir la cantidad de gases de efecto invernadero a la atmósfera en un 80% para el 2050 si es que queremos evitar una catástrofe.

Adicional a poder salvar el planeta, al disminuir el consumo de carne podremos ver una mejora en nuestra salud. El Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer recomienda escoger y consumir en su mayoría alimentos de origen vegetal, limitar el consumo de carne y evitar la carne procesada.

En el 2010 la Universidad de Oxford realizó un estudio en el cual se demostró que si se consume carne sólo 3 veces por semana puede prevenir 31 mil muertes relacionadas con enfermedades del corazón, 9 mil por cáncer y 5mil por ataques al corazón y podríamos ahorrarle un par de pesos a nuestro sistema de salud que de por sí está mal financieramente hablando.

Además de poder salvar al planeta y mejorar nuestra salud, podemos ayudar a aliviar la hambruna ya que los animales procesan de manera ineficiente los alimentos que ingieren, de hecho se pueden necesitar hasta 12kg de grano para producir un kilo de carne.

Si traducimos esto, significa que una persona que come a la semana 5 kilos de carne estaría consumiendo una cantidad desproporcionada de los nutrientes disponibles en el mundo.

Actualmente, cerca de 800 millones de personas sufren de hambruna o malnutrición, sin embargo, una cantidad de cereales y granos que podrían alimentar a tres veces este número de personas se les otorga al ganado.

Dejar la carne no significa dejar de consumir proteína, un reporte de la FAIRR recomienda alternativas para los amantes de la carne como leche de almendras o de soya, granos y legumbres y algas marinas.

Vía: www.fastcoexist.com, www.fao.org, www.who.org, www.fairr.org y www.meatfreemondays.com

Imagen: Cowspiracy

#calentamientoglobal #CO2

PLANETA B BLANCO SIN MUNDO.png

2019 | PlanetaB | Consultoria e Información ambiental

Montes Urales 424, Lomas de Chapultepec, CDMX.

M. contacto@planeta2.com.mx