Image by Manuel Barroso Parejo

Plantas: grandes aspiradores y almacenes de CO2


Las emisiones de carbono son una constante preocupación, más cuando recientemente pasamos el umbral caótico de las 400 partes por millón. Pero existen agentes que succionan el CO2 de formas inimaginables y en ocasiones pueden pasar desapercibidas, y no, no son los árboles, nos referimos a las plantas.

Las plantas son un gran aliado en el combate contra el cambio climático, posiblemente pensamos que no son tan representativas pero un nuevo estudio demuestra que del 2002 al 2014, las plantas succionaron tanto dióxido de carbono que ralentizaron la acumulación de CO2 en la atmósfera, incluso cuando las emisiones de CO2 producidas por el hombre aumentaron.

Los resultados del estudio, publicados en el diario ‘Nature Communications’ muestran la importancia que tienen los ecosistemas regulando el dióxido de carbono e igualmente lo poco que sabemos acerca de los agentes que pueden disminuir o absorber CO2.

Los océanos y plantas absorben cada año el 45% de las emisiones de CO2 incluso cuando en los últimos 50 años se han doblado las emisiones de carbono. Las plantas necesitan dióxido de carbono para crecer ya que éste incrementa su fotosíntesis.

Es un delicado balance el que tenemos entre la emisión de dióxido de carbono y la capacidad de absorción. El estudio demuestra que entre el 2002 y el 2014 las concentraciones de CO2 se mantenían en un crecimiento apenas perceptible, aún cuando las cantidades de CO2 eran cada vez mayores. En los años siguientes, los investigadore descubrieron que esta capacidad de absorber había sido alterado, el balance ya no es el mismo, el dar y recibir se concentró más en sólo dar.

Entre el 2002 y 2014, las temperaturas mundiales aumentaron pero no tan dramáticamente con en décadas anteriores, esto desaceleración de las tasas de calentamiento permitió absorber más dióxido de carbono , lo que redujo la cumulación de CO2 en la atmósfera.

“(...) Las plantas nos están comprando tiempo pero depende de nosotros que las emisiones de carbono se mantengan en un balance (...)”, afirmó Trevor Keenan, quien lideró el estudio y es un científico de ‘Climate and Ecosystem Sciences Division’ en el Laboratorio Nacional de Berkeley.

A simple vista estos hallazgos pueden ser buenas noticias, pero si se mira con el cristal adecuado veremos que los últimos dos años han sido los más calientes registrados; esto quiere decir que la magia de absorber grandes cantidades de CO2 tenga un límite y lo estamos sobrepasando al grado de llevar a la muerte miles de árboles y plantas

¿Qué pasa cuando se satura la capacidad de almacenamiento? se desborda lo restante, esto quiere decir que al final del día estamos ‘sobrealimentado’ a las plantas y árboles los cuales eventualmente morirán por este excedente de ‘alimento’ y liberarán todo el CO2 que han acumulado a la atmósfera. De ser así los niveles de dióxido de carbono aumentarán radicalmente. Tenemos que regresar al balance original y dejar de emitir tanto CO2.

“(...) El incremento de CO2 en la atmósfera continúa siendo una constante, las plantas nos han ayudado hasta el momento y nos han comprando tiempo pero no será suficiente si seguimos por este camino (...)”, declaró Keenan.

Vía: The verge.com

Imagen: hngn.com

#CO2 #calentamientoglobal

PLANETA B BLANCO SIN MUNDO.png

2019 | PlanetaB | Consultoria e Información ambiental

Montes Urales 424, Lomas de Chapultepec, CDMX.

M. contacto@planeta2.com.mx