Image by Manuel Barroso Parejo

Contaminación humana se filtra en los ecosistemas subterráneos


Una investigación publicada en PLOS ONE, el pasado 6 de mayo, examinó cómo el escurrimiento del agua desde la superficie afectó a las comunidades de microbios en el sistema de cuevas del Monte Conca en Sicilia. Las bacterias potencialmente introducidas por el hombre constituían menos del 4 por ciento de la comunidad microbiana durante la estación seca, pero se dispararon hasta casi el 90 por ciento durante la estación húmeda, después de fuertes lluvias. "...Los contaminantes microbianos antropogénicos que se originan fuera del entorno de la cueva pueden reemplazar a las comunidades endémicas de la cueva...", concluyeron los investigadores. Un equipo de microbiología y geociencia de la University of South Florida descubrió que la contaminación provocada por los humanos puede alterar el medio ambiente subterráneo. Utilizando la cueva de Monte Conca como modelo para su trabajo, los investigadores estudiaron el impacto que tiene la escorrentía superficial. El sistema de cuevas Monte Conca en la isla de Sicilia es un vasto sistema de manantiales y piscinas, ubicado debajo de una reserva natural. Se presume que es uno de los pocos lugares que no ha sido afectado por la contaminación provocada por el hombre. Pero la investigación de la USF prueba lo contrario y ha encontrado que incluso bajo tierra, las comunidades microbianas en las piscinas de agua en la cueva de Monte Conca muestran signos de ser alteradas por la contaminación. El equipo descubrió que el agua que fluía a través del vasto sistema de cuevas producía cambios en las comunidades microbianas entre las estaciones húmedas y secas, y las comunidades microbianas diferían en composición bacteriana y funciones ecológicas. El estudio sugiere que a medida que el agua superficial fluye a través de áreas agrícolas y urbanas, recolecta contaminantes bacterianos antes de ingresar a los sistemas de cuevas. El propósito del estudio fue determinar el impacto que tiene la escorrentía superficial en las comunidades microbianas de la cueva utilizando la piscina de manantial Monte Conca como modelo. El impacto a largo plazo de estos contaminantes bacterianos derivados de la superficie o su impacto en las fuentes de agua subterránea actualmente no se conoce bien, dijo el autor principal, el Dr. Madison Davis, del Departamento de Biología Celular, Microbiología y Biología Molecular de la USF. El estudio demuestra el impacto de la escorrentía superficial en la estructura y función de la comunidad microbiana de las comunidades de cuevas endémicas, dijeron los investigadores. "...La gente debe ser consciente de que hay un ecosistema subterráneo y que lo que sucede en la superficie impacta estos ecosistemas únicos de una manera muy real...", dijo el científico y biólogo David Culver de la American University en Washington, DC en ese momento a Scientific American. ///

Vía: EcoWatch / USF Imagen: USF

PLANETA B BLANCO SIN MUNDO.png

2019 | PlanetaB | Consultoria e Información ambiental

Montes Urales 424, Lomas de Chapultepec, CDMX.

M. contacto@planeta2.com.mx