Image by Manuel Barroso Parejo

Pandemia disminuye pero no frena el tráfico de especies animales


La organización Wildlife Justice Commision (WJC) hizo público el informe “Evaluación rápida del impacto de Covid-19 en el tráfico de vida silvestre” en el cual alerta de que entre los primeros cuatro meses del año la disponibilidad de animales salvajes continua a un ritmo alarmante, las restricciones fronterizas han impactado a los traficantes en su capacidad de entrega. En los cuatro meses transcurridos desde el nuevo coronavirus, el brote (COVID-19) fue informado por primera vez por China el 31 de diciembre de 2019, se ha extendido a casi todos los países y ha provocado que se frene el mundo. En este corto tiempo, cierres de fronteras, viajes las restricciones y las órdenes de quedarse en casa han tenido un efecto inmediato en la vida y los negocios de las personas, y las redes del crimen organizado no han sido inmunes. El informe presenta los hallazgos y observaciones de la WJC desde enero hasta abril de 2020 sobre cómo las medidas tomadas a nivel mundial en respuesta a COVID-19 están impactando las redes de tráfico de vida silvestre. La dinámica de este comercio ilícito está cambiando constantemente y ahora con una vida fuera de lo normal muestra que los traficantes están experimentando una serie de desafíos en el transporte de productos y el acceso a mercados y clientes. La dificultad para transportar productos a China está provocando el almacenamiento de grandes cantidades de marfil en bruto en Vietnam, Laos y Camboya. Si bien el almacenamiento de marfil ya comenzaba a ocurrir durante 2019 debido a los mayores esfuerzos de aplicación de la ley en China, se ha exacerbado por los cierres de frontera reciente y posterior aumento de la seguridad fronteriza. Como efecto directo de las dificultades de transporte, también cree que en Vietnam se está acumulando grandes cantidades de escamas de pangolín. Las medidas de seguridad de la aviación repentinas e impredecibles, como las desviaciones de vuelos de última hora, también están teniendo un impacto imprevisto en la dinámica criminal.


En marzo, los funcionarios de aduanas del aeropuerto de Can Tho, en el sur de Vietnam, incautaron un cuerno de rinoceronte de un vuelo desviado de Corea del Sur. Se sabe de oficiales corruptos en los aeropuertos que facilitan la entrada de contrabando, pero las nuevas medidas COVID-19 hacen que el envío no llegue al puerto de elección. También se observan efectos en los mercados minoristas de marfil del sudeste asiático que atienden principalmente a la clientela china. Si bien los mercados de marfil han aumentado en Camboya y, a la inversa, han disminuido en Lao, los vendedores en ambos países están experimentando una caída dramática en el número de clientes chinos debido a las restricciones de viaje. Una preocupación importante es que los incidentes de caza furtiva pueden aumentar durante el período de cierre, ya que las redes criminales explotan las oportunidades percibidas de cierres de parques, patrullas reducidas en áreas protegidas o el desvío de recursos de las fuerzas del orden para abordar los problemas de COVID-19. Las medidas impuestas para frenar la transmisión generalizada de COVID-19 pueden haber restringido temporalmente el comercio ilícito por defecto a medida que las economías se detienen, pero es poco probable que esto dure mucho. Todas las indicaciones muestran que las redes de tráfico de alto nivel reanudarán sus operaciones tan pronto como sean capaces o se adaptará y encontrará soluciones alternativas para los bloqueos actuales. El tráfico de especies salvajes es el cuarto comercio ilegal en el mundo con un volumen de negocio de 20 billones de euros anuales, por encima de la pesca ilegal (el 25 % de las capturas entran en esta categoría) que alcanza entre 9 y 20 billones por año, según cifras de WJC. El negocio del tráfico ilícito de especies salvajes abarca reptiles, pangolines, toda clase de aves, grandes simios, pesca o madera (25 % de lo que se comercia de este recurso es ilegal), entre otros. El tráfico ilegal de especies salvajes está relacionado con la evasión de impuestos, de dinero y la corrupción -“uno de los problemas más extendidos e importantes, sobre todo en países menos desarrollados”-, y, además, “afecta a jueces, funcionarios de aduanas, está en todas partes”, asegura la directora de inteligencia de WJC, Sarah Stoner a EFE.

/// Vía: WJC Imagen: WJC

PLANETA B BLANCO SIN MUNDO.png

2019 | PlanetaB | Consultoria e Información ambiental

Montes Urales 424, Lomas de Chapultepec, CDMX.

M. contacto@planeta2.com.mx