2019 | PlanetaB | Consultoria e Información ambiental

PLANETA B BLANCO SIN MUNDO.png

Montes Urales 424, Lomas de Chapultepec, CDMX.

M. contacto@planeta2.com.mx

Please reload

Entradas recientes

Ecocidio y corrupción: Gobierno del Estado de México aprobó tala de 200 mil árboles para desarrollo inmobiliario en Jilotzingo ‘Bosque Diamante’

January 25, 2019

El viejo Partido Revolucionario Institucional (PRI), ha sido blanco de críticas y señalado de abusos durante décadas y no es para menos, ya que en repetidas ocasiones se ha visto envuelto en escándalos de corrupción.

 

Actualmente, la gran mayoría de los reflectores están centrados en el nuevo presidente de México, lo que hace más sencillo que se realicen actos de corrupción, como el que elaboró Eruviel Ávila en el 2017 cuando todavía era gobernador del Estado de México. 

 

A un mes de que Eruviel Ávila dejara de ser gobernador en el Estado de México, los hermanos Funtanet Mange, cercanos al grupo político de Atlacomulco, obtuvieron el último de los permisos necesarios para transformar un bosque de encino de 186 mil 504 árboles en el mayor desarrollo inmobiliario construido en los últimos 13 años en el Estado de México.

 

Sí, así de fácil, sin estudios de impacto ambiental completos o claro, sin tener un reglamento o un mínimo de pautas para saber cuántos árboles se pueden derribar, cómo afectarán 20 mil viviendas a la zona y cómo se realizarán los trabajos… tristemente, esto sucede continuamente en México, permisos en lo oculto para beneficiar a un puñado de personas y perjudicando al medio ambiente. 

 

La autorización final para edificar en la zona boscosa del municipio de Jilotzingo 20 mil viviendas del proyecto denominado como"Bosque Diamante", se publicó el 1 de agosto de 2017 en la Gaceta Oficial del Estado de México; pero fue hasta octubre de 2018 cuando iniciaron de forma discreta, la tala de árboles en el camino Espíritu Santo-Chiluca.

 

La empresa que tramitó y obtuvo todos los permisos para el desarrollo inmobiliario es Bosque Avivia 58, aunque en algunos documentos se presenta como Grupo Avivia. En la escritura 43679 se menciona como accionistas mayoritarios son los hermanos Ricardo y Francisco Javier Funtanet Mange, empresarios inmobiliarios y cercanos a políticos del grupo Atlacomulco.

 

La empresa de los hermanos Funtanet Mange obtuvo los permisos para construir Bosque Diamante gracias a cambios al uso de suelo realizados por un presidente municipal que omitió requisitos indispensables. 

 

Este cambio se logró mediante una modificación al uso de terrenos forestales que autorizó la propia Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat, sí, la encargada de proteger el medio ambiente), luego de contradecirse en sus propias valoraciones donde había calificado al proyecto como inviable por fragmentar el ecosistema e ignorado la opinión negativa al proyecto que presentó la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio).

 

El municipio de Jilotzingo, es una zona que forma parte del área de recarga acuífera para los valle de México y Toluca; al destruir y eliminar casi 200 mil árboles, se creará un severo problema de acceso de agua. 

 

Jilotzingo es una importante cuenca hidrológica por su altura sobre el nivel del mar y por ser una zona boscosa, cuya superficie forma parte de las regiones hidrológicas del Pánuco y del Río Lerma, fundamentales para el suministro de agua en localidades de la zona.

 

"...Jilotzingo se ubica en la zona denominada Monte Alto, desde donde los escurrimientos generados por esta área de recarga acuífera abastecen tanto al Valle de México como al de Toluca, lo que hace que por su naturaleza, el municipio cuente con una riqueza hidrológica...", de acuerdo con el propio Plan Municipal de Desarrollo Urbano (PMDU) de Jilotzingo

 

Lo que pase en cuestión de medio ambiente en Jilotzingo repercute en todo el Valle, ya que sus bosques son generadores de agua, de oxígeno y absorben toneladas de bióxido de carbono.

 

El 82% por ciento del municipio de Jilotzingo es área natural protegida. En su territorio convergen el Parque Estatal Otomí-Mexica, cuya superficie se extiende hacia otros 15 municipios, y la Reserva Ecológica Estatal Espíritu Santo, que abarca 234 hectáreas.

 

El PMDU de Jilotzingo sostuvo que los conjuntos urbanos son inviables y que dichos terrenos forestales son clave para mantener un equilibrio ecológico en la zona. “...Cuentan con especies boscosas que ascienden a un total de 30, por lo cual para aprovechar estos recursos naturales es necesario impulsar esquemas orientados al ecoturismo, turismo de aventura y/o turismo rural…”.

 

Pero como en diferentes situaciones, todo tiene un precio y aún y con la evidencia de que los bosques debería protegerse para evitar un catástrofe ecológica, las autoridades federales, estatales y municipales otorgaron en menos de un año los permisos necesarios para sustituir árboles por edificios.

 

El maquiavélico plan de los hermanos Funtanet es construir 20 mil viviendas de tipo medio divididas de la siguiente forma: 4 mil 510 horizontales unifamiliares y 15 mil 490 en condominio vertical. Las horizontales, de 100 metros cuadrados cada una, contarían con tres niveles; mientras que los condominios, con viviendas de 60 metros cuadrados, llegarían a los 10 pisos, de acuerdo con el proyecto que presentaron los desarrolladores para tramitar la autorización de la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA).

 

Para autorizar el cambio de uso de suelo y abrir la puerta a la construcción del desarrollo inmobiliario Bosque Diamante, el presidente municipal Erick Javier Olivares Chávez se valió de la autonomía que le otorgó una reforma de 2014 para la transferencia de ciertas atribuciones del gobierno del Estado de México a los municipios.

 

"...El gobierno federal, por parte de la Semarnat, nos dice a nosotros como comuneros, como ejidatarios, como ciudadanos, que el plantar un árbol tiene un costo de 850 pesos con un aproximado de 15 centímetros, para que tengamos una vegetación como la que tenemos... el mismo gobierno dice que invierte millones de pesos para cuidar el entorno ecológico. De la misma manera, Semarnat autoriza el derribo de árboles para un desarrollo llamado Bosque Diamante. Es algo incongruente, que ojalá nos pueda explicar el gobierno federal...", reclama Óscar Castillo, ejidatario de San Luis Ayucan.

 

La tala de terrenos forestales para erigir Bosque Diamante ya empezó, aunque a discreción. Si conduces sobre el camino Espíritu Santo-Chiluca, una línea de árboles oculta los derribos que avanzan bosque adentro.

 

Dudamos que este ecocidio tenga marcha atrás, más cuando el PRI está detrás de esto y con el actual ‘romance’ que están viviendo actualmente con Morena; lamentablemente más de lo mismo, sin ninguna dependencia que pueda/quiera actuar, ¿que se debe hacer cuando el gobierno y sus dependencias fallas y están llenas de corrupción?

__

Vía: Huffington Post
Imagen: Mexico.com

Please reload

Síguenos
Tags
  • Planeta2Informa
  • Instagram - Black Circle
  • Facebook - Black Circle