Image by Manuel Barroso Parejo

El poder del biocombustible a base de desechos de nopal hecho en México


Un paisaje desértico donde solo se pueden ver cactus es un lugar que podría ser la nueva fuente de combustibles a base de plantas.


En Camémbaro, una comunidad agrícola en el estado de Michoacán, el nopal forma parte de la vida cotidiana. Se consume regularmente como ensalada o en batidos saludables, en tortillas y... en coches y plantas industriales.


Los productos de desecho no comestibles del nopal normalmente son descartados, pero en esta ciudad, después de que el cactus había dado todo lo que podía como alimento, se convierte en una nueva fuente de combustible.


Nopalimex, una compañía que cultiva cactus como una alternativa más barata al maíz, produce entre 300 y 400 toneladas de biomasa por hectárea en tierras menos fértiles, y hasta 800-1,000 toneladas en suelos más ricos.


El nopal también requiere un consumo mínimo de agua y sus desechos, si se procesan adecuadamente, se pueden convertir en biocombustible.


“...Estamos sembrando nopal por tres razones. El primero es social: crea empleos y evita la emigración. En segundo lugar, desde una perspectiva económica, reduce el costo del procesamiento industrial de productos a base de nopal. Por último y lo más importante, hay una razón ambiental, la esperanza de un biocombustible... ”, dice Miguel Ángel Ake, de Nopalimex.


Ake comenzó a explorar los biocombustibles hace más de 40 años, pero comenzó a experimentar con los cactus en 2007. Ahora, su compañía está produciendo suficiente combustible para los edificios que procesan todas las partes de la planta de nopal de manera sostenible.


Pero su visión va más allá. Firmó un compromiso con el gobierno local de Zitácuaro, en el estado de Michoacán, para proporcionar a vehículos oficiales, desde autos de policía hasta ambulancias, con combustible a base de cactus.


"...Con la cantidad de nopal que tenemos en México y una productividad de más de 100 toneladas de gas por acre, creemos que esto eventualmente podría reemplazar el uso tradicional de gas y combustible de fuentes no renovables...", dice.


El proceso inicia al cortar los cactus y procesarlos para extraer harina, que se usa para tortillas. Los restos no comestibles restantes de la planta se mezclan con estiércol de vaca en un bioprocesador, un tanque de fermentación que calienta la pulpa de cactus desperdiciada. Luego, el combustible se destila del líquido restante y se recoge a través de tubos y en un tanque.


Es probable que el uso de residuos agrícolas desempeñe un papel cada vez más importante en la producción de combustibles, dice Teresa Domenech Aparisi, investigadora y profesora de ecología industrial y economía circular del Instituto de Recursos Sostenibles de UCL.


"...Tenemos que aumentar los biocombustibles sin aumentar el consumo de agua. El futuro debería mirar especialmente a los residuos agrícolas e industriales...", dijo Domenech.


Uno de los atractivos de este proceso es que supera una gran dificultad en la producción convencional de biocombustibles. Cultivos como el maíz, la caña de azúcar, la soja y el aceite de palma, que constituyen el 97% de los biocombustibles en todo el mundo, a menudo se cultivan en grandes monocultivos.


Esto ocupa tierras que de otro modo podrían usarse para producir alimentos, destruye hábitats y conduce a ecosistemas menos equilibrados. También conduce a una intensa presión sobre los recursos hídricos y se ha relacionado con la sequía.


El atractivo del sistema de cactus es que hace uso de los desechos de otra industria, en lugar de cultivar un cultivo específicamente para combustible.


"...Usted tiene el producto pero también el subproducto, que puede ser una fuente de energía...", dice Domenech Aparisi.


El cambio hacia el biocombustible de cactus es parte de un esfuerzo por alejarse de la idea de "desperdicio" como algo inútil que debe eliminar.


"...Actualmente tenemos un sistema muy lineal, por lo que extrae productos de la naturaleza, los transforma y en un período de tiempo muy corto, a veces un poco más, terminan en desperdicio...", dice Domenech Aparisi.


"...En una economía circular, intenta mantener los recursos, materiales y productos en el sistema durante el mayor tiempo posible, y luego tiene desperdicio para regenerar esos recursos y recuperarlos para el sistema...".


Aunque también existen obstáculos importantes a sortear, entre ellos, la infraestructura para recolectar y extraer energía de la biomasa, la separación de desechos y el cambio de paradigma,


En Nopalimex, los investigadores y los agricultores aún están desarrollando diferentes usos para este cactus, por ejemplo, como una alternativa a las envolturas de plástico, telas y resinas.


///

Vía: BBC

Imagen: Nopalimex


PLANETA B BLANCO SIN MUNDO.png

2019 | PlanetaB | Consultoria e Información ambiental

Montes Urales 424, Lomas de Chapultepec, CDMX.

M. contacto@planeta2.com.mx