Image by Manuel Barroso Parejo

Kimbal Musk, cultivando en contenedores


¿Cómo alimentar a 9 mil millones de personas en el 2050? La agricultura tradicional no podrá darse abasto para los siguientes generaciones y si queremos eliminar la hambruna mundial será un reto aún más complicado ya que la agricultura convencional tiene sus pros y contra.

Una de las grandes desventajas es la dependencia hacia las cuestiones climatológicas; si hay sequía, si llueve mucho, si la tierra es fértil, plagas, si hay suficiente tierra para hacerlo sin invadir zonas protegidas, en sí dependemos de diferentes factores que normalmente no controlamos, ahora ¿en qué nos podemos apoyar?

AGRICULTURA VERTICAL. ¿Qué sucede si podemos cultivar diferentes vegetales en un espacio controlado? Nos ayudaría a entender la biología de las plantas en formas que hasta el momento desconocemos, todo esto en un entorno que parece sacado de películas de ciencia ficción en futuro lejano donde se reemplaza el sol con luces LED y la tierra con tela reciclada

Aerofarm es una empresa que tiene una ‘fábrica’ de agricultura vertical, en donde las semillas se entrelazan con una tela de malla, las lámparas LED proporcionan la luz y el agua y nutrientes son rociados a control remoto para maximizar el uso de agua. “...En este tipo de ‘fábricas’ se les da a las plantas lo que necesitan, cuando lo necesitan y cómo lo necesitan…”, declara David Rosenberg, director de Aerofarm.

Aerofarm está trabajando en construir la granja vertical industrial más grande del mundo con 12 pisos y 6,500 m2 y de acuerdo con Rosenberg la ‘fábrica’ podría estar produciendo 1 millón de alimentos al año con 95% menos uso de agua y sin desperdicios. En esta fábrica se puede cultivar kale, arugula, lechuga, espinacas y otros verdes.

Quien también está en el mercado de granjas verticales es Kimbal Musk -hermano menor del gran Elon Kusk- y está haciendo lo que él llama “revolución de comida real”. Musk ha estado en el negocio de la comida y alimentos durante una década manejando dos cadenas de restaurantes y en el 2011 inició un programa sin ánimos de lucro llamado ‘Learning Gardens’ en más de 300 escuelas con la intención de enseñarle a los niños acerca de la agricultura.

En su versión de agricultura vertical se alió con Tobias Peggs y juntos formaron en 6 meses ‘Square Roots’, la cual es una incubadora basada Brooklyn. Este idea consiste en crear 10 granjas verticales en contenedores de acero (los mismos contenedores que se usan para envíos) en donde jóvenes emprendedores trabajan para desarrollar startups de agricultura vertical.

El programa consta de 12 meses y después de 6 semanas de estar inmersos en estos contenedores los emprendedores han logrado su primera cosecha. En cada uno de estos 29m2 de acero se pueden producir cerca de 50,000 mini cabezas de lechuga o espinaca por año.

Para que la cosecha comenzará, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos entregó a los emprendedores de Square Roots pequeños préstamos para cubrir los costos de operación preliminares, igualmente hubo otros inversores que pusieron en marcha este programa como Powerplant Ventures, GroundUp, LightBanks y Food Tech.

Dentro de las cuatro estrechas paredes, diferentes plantas y hierbas brotan en camas sin tierra llenas de nutrientes y se ven tiras de focas de luz LED azules y rosas. Estos contenedores pueden producir la misma cantidad de cultivos que casi 1 hectárea.

“...Hoy el consumidor está buscando compañías que hagan un bien por el mundo, y Square Roots no es una tendencia para los foodies, es realmente un proyecto que trasciende…”, dice Peggs. Y vaya que sí, ya que la empresa espera expandirse a 20 ciudades para el 2020.

La primera clase de 10 emprendedores fue seleccionada entre 500 aplicantes y de acuerdo con Peggs, ellos pueden ser la próxima generación de agricultores; se espera que para las siguientes clases el número de aplicaciones se duplique.

No sólo es Square Roots y Aerofarm, también se han sumado diferentes empresas al mercado de la agricultura vertical, a finales del 2009 se fundó la compañía Gotham Greens, que usa ‘rooftops’ como invernaderos, actualmente cuenta con 4 instalaciones en Nueva York y Chicago.

EL OTRO LADO. Una de las contrapartes o críticas que se hacen a este tipo de agricultura es el consumo de energía eléctrica que se utiliza gracias a los LEDS, aunque este costo puede ser contrarrestado con energías limpias como la solar o eólica. Y las altas rentas en ciudades como Nueva York o Chicago ya que actualmente no hay más espacio y menos uno tan grande como el que se necesita

CONCLUSIÓN. Estos proyectos no eliminan ni piensan sustituir la agricultura tradicional, son un complemento de la misma a la alta demanda registrada. Igualmente puede ser un esquema de negocio para una familia que busca tanto comercializar sus productos como incluirlos en su dieta diaria y dejar de depender de los grandes supermercados quienes fijan los precios de los alimentos.

Vía: cbc.ca, Business Insider, Square Roots, Aerofarms y Gothan Greens

Imagen: Business Insider

#sostenible #agua

PLANETA B BLANCO SIN MUNDO.png

2019 | PlanetaB | Consultoria e Información ambiental

Montes Urales 424, Lomas de Chapultepec, CDMX.

M. contacto@planeta2.com.mx