top of page

Incrementan áreas naturales protegidas pero disminuye el presupuesto para preservarlas



El presidente Andrés Manuel López Obrador se ha vanagloriado de haber superado al General Lázaro Cárdenas en la creación de Áreas Naturales Protegidas (ANP), posicionándose como el mandatario que más territorio ha destinado a la conservación en México. 


Sin embargo, el entusiasmo generado por estos decretos contrasta significativamente con la realidad presupuestaria que enfrenta la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), la entidad gubernamental encargada de cuidar estos espacios.


Durante el último año del gobierno de Enrique Peña Nieto, la CONANP contaba con un presupuesto de 1,132 millones de pesos. Sin embargo, al iniciar su administración en 2019, el gobierno de López Obrador redujo este presupuesto a 843.5 millones, es decir, un recorte significativo de 288 millones, según el Presupuesto de Egresos de la Federación. 


Este patrón de recortes continuó en años subsiguientes: en 2020 el presupuesto fue de 869.5 millones; en 2021, de 866.3 millones; en 2022, aumentó ligeramente a 887.3 millones y para 2023 se asignaron 930.3 millones de pesos.


La situación financiera de la CONANP se ha visto aún más comprometida al compararla con los niveles de financiamiento previos, acumulando una pérdida total de más de 1,400 millones de pesos en comparación con el 2018. 


Este declive presupuestario ha sido señalado por expertos y organismos como el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), que advierten que las reducciones más pronunciadas se produjeron en 2019 y 2020, con un 34% y 18% respectivamente.


Gustavo Alanís, director del Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda), ha criticado duramente la estrategia del gobierno. Según Alanís, declarar una zona como protegida "no es un chiste, ni un capricho, ni una ocurrencia". 


Estas declaraciones deben seguir un procedimiento legal riguroso y estar acompañadas de los recursos necesarios para su efectiva conservación. Además, destacó que de las 225 ANP federales, 100 aún no cuentan con los planes de manejo requeridos por ley, lo que refleja una falta de seguimiento y eficiencia en la implementación de políticas de conservación.


El caso más reciente y emblemático mencionado por López Obrador es el campo de golf "Las Parotas" en Huatulco, que fue decretado ANP después de que su concesionario, Ricardo Salinas Pliego, declinara comprar el terreno por 420 millones de pesos. 


Este tipo de decisiones ha generado debate sobre la seriedad y la sostenibilidad de las políticas de conservación ambiental del actual gobierno.


¿Qué pensamos en #PlanetaB?


Es claro que mientras los anuncios de nuevas ANP pueden ser motivo de celebración, no necesariamente reflejan un compromiso real y efectivo con la conservación ambiental. La adecuada gestión de las áreas protegidas requiere de inversiones constantes, personal capacitado y programas efectivos que vayan más allá del simple decreto. 


El futuro de las ANP en México parece estar en una encrucijada entre las buenas intenciones y las realidades económicas. La comunidad ambiental y la sociedad en general deben permanecer vigilantes para asegurar que estas áreas no solo existan en el papel, sino que prosperen para las futuras generaciones.



/////////

Agencias


Comentarios


bottom of page