Hong Kong busca reducir su basura electrónica en un 40%


El gobierno de Hong Kong está trabajando para reducir el número de residuos electrónicos a la mitad. Esta ciudad ostenta el título de ser una de las mayores productores y generadores de e-residuos.

La mayoría de las grandes ciudades tiene un gran amor por los gadgets y la sociedad continúa demandando nuevas tecnologías; al mismo tiempo, las empresas siguen creando nuevos ‘avances’ cada día lo que hace que se vuelve más sencillo desechar un equipo electrónico que se considera ‘obsoleto’ y adquirir uno nuevo.

Cuando los residuos electrónicos se desechan inadecuadamente, ocasionan graves impactos al medio ambiente y la salud humana. Mercurio, plomo, cadmio y cromo son algunos de los elementos que están presentes en los artículos electrónicos y se les ha relacionado con graves problemas de salud.

Se estima que la vida útil de un equipo electrónico es de 10 años, la realidad es diferente ya que al cabo de 3 o 4 años ya han quedado obsoletos debido a los requerimientos de los nuevos programas y versiones de sistemas operativos; igualmente las personas están acostumbradas a desechar más que arreglar.

Las nuevas funcionalidades y modelos de los aparatos, la mayor accesibilidad por la disminución de los costos y la oferta constante de “la novedad”, hacen que estos productos se tornen obsoletos con mayor rapidez. Y se desconoce el costo ecológico de la producción y desecho de electrónicos.

Nuestros artículos del día a día como monitores, computadoras, televisores y celulares no suponen un riesgo cuando están en casa u oficinas, pero cuando se mezclan con el resto de la basura y se rompen estos elementos tóxicos se desprenden y resultan mortales.

La ONU calcula que se generan cerca de 50 millones de toneladas de aparatos electrónicos que son desechados anualmente y Hong Kong es de las principales ciudades que aportan más desechos electrónicos.

Hong Kong es una ciudad con una población de más de 7 millones de habitantes en la cual cada persona tiene dos teléfonos celulares o más. Basado en el número de dispositivos per cápita, está rankeada como una de las ciudades más interconectadas del mundo.

“...Tengo un smartphone, dos tabletas, una laptop, una desktop, un blueray, un reproductor de cd’s, dos televisores y un amplificador de audio…”, declara un ciudadano entrevistado por Al Jazeera. Este modo de vida es compartido, no sólo en Hong Kong, sino en muchas ciudades del mundo.

Esta realidad está sobrepasando la capacidad de los vertederos electrónicos en Hong Kong, ya que cerca de 70 mil toneladas de electrónicos son desechadas anualmente; es por esto que el departamento de Protección del Ambiente está enviando el 75% de este desperdicio a África y al sudeste asiático, las 18 mil toneladas restantes se manejan a nivel local.

El gobierno de Hong Kong quiere cambiar esta situación con un ambicioso plan integral de recolección y reciclaje. Busca crear 6 puntos estratégicos de recolección donde los televisores, refrigeradores, aire acondicionado, lavadoras y otros artículos eléctricos sean entregados antes de ser llevados a una planta recicladora.

Cada producto entregado en dichos puntos de recolección es debidamente etiquetado para garantizar que se desmantele de forma segura. Una vez desarmado, los materiales tóxicos son retirados y el restante que normalmente es plástico y/o cobre son recuperados para ser reciclados.

“...Con nuestro proceso se puede recuperar hasta un 80% del aparato desechado, estamos buscando llegar a un 85% para este año, lo que no podemos recuperar como los materiales tóxicos son debidamente destruidos. Nuestro objetivo es mover más de 3 mil toneladas de desperdicios electrónicos al mes…”, declaró Nigel Mattravers de ALBA IWS, compañía que se encarga del programa de recolección y reciclaje.

El reciclaje electrónico no es ninguna novedad, especialmente para países que lo llevan realizando por años, pero en Hong Kong todavía no existe una legislación del manejo del ‘e-waste’... hasta este año donde el gobierno introdujo una nueva ley donde las empresas están obligadas a reciclar sus productos.

Con esto el gobierno de la ciudad tiene como meta recortar el 40% de los desechos de desperdicios electrónicos. Esta nueva legislación y plan integral ayudará a darle una nueva imagen a Hong Kong y eliminar la de como uno de los más grandes generadores de basura electrónica.

Si bien esta medida ayudará a mitigar el problema del desperdicio electrónico y dejar de enviar su basura a otros países, lo ideal es disminuir nuestro consumo de electrónicos. En una era como la que estamos viviendo es difícil no estar tentado a cambiar nuestro teléfono o computadora cada año, pero debemos desalentar el consumo por consumo y ser más conscientes de las compras que realizamos.

Vía: Al Jazeera

Imagen: Al Jazeera

#reciclaje

PLANETA B BLANCO SIN MUNDO.png

2019 | PlanetaB | Consultoria e Información ambiental

Montes Urales 424, Lomas de Chapultepec, CDMX.

M. contacto@planeta2.com.mx