top of page

Comer sano vs. Comida chatarra en México: el dilema del costo de la salud y del planeta




En México, al igual que en muchos otros lugares del mundo, existe un dilema constante entre elegir una dieta saludable y optar por opciones más económicas, pero poco nutritivas, como la comida chatarra.


La realidad es que el costo de comer sano suele ser más alto, y esto se debe a diversas razones.


Las ingredientes y la producción. La comida chatarra suele basarse en ingredientes de bajo costo, como harinas refinadas, grasas saturadas y azúcares procesados, que son fácilmente accesibles y económicos para la industria alimentaria.


Por otro lado, los alimentos frescos y saludables, como frutas, verduras y proteínas magras, requieren un proceso de cultivo o crianza más complejo y una cadena de distribución más rápida para mantener su calidad y frescura. Esto eleva su costo final.


Economía de escala. La producción masiva de comida chatarra permite a los fabricantes reducir costos, ya que pueden obtener grandes descuentos en la compra de materias primas y utilizar maquinaria altamente eficiente para su elaboración. En cambio, los alimentos saludables suelen ser producidos en menor cantidad, lo que limita los beneficios de la economía de escala y aumenta su precio en el mercado.


En algunos casos, las políticas gubernamentales pueden jugar un papel importante en la diferencia de precios entre alimentos saludables y chatarra. Los subsidios agrícolas pueden favorecer ciertos cultivos destinados a la industria alimentaria procesada, mientras que los productos frescos no reciben el mismo apoyo, lo que aumenta la brecha de precios.


La logística de transportar y almacenar alimentos frescos y perecederos puede ser más costosa debido a la necesidad de refrigeración y cuidados especiales para mantener su calidad. Mientras tanto, los alimentos procesados tienen una mayor vida útil y son más fáciles de distribuir, lo que reduce sus costos.


Qué sucede con el medio ambiente con la comida chatarra

La industria de la comida chatarra contribuye significativamente al deterioro del medio ambiente.


La producción a gran escala de estos alimentos suele requerir el uso intensivo de recursos naturales, como tierra, agua y energía.


Además, la agricultura intensiva para obtener los ingredientes procesados puede dar lugar a la deforestación y la pérdida de biodiversidad, así como a la emisión de gases de efecto invernadero y la contaminación del suelo y agua.


Las frutas, verduras y legumbres son más eficientes en términos de recursos naturales, ya que requieren menos agua y tierra para su producción en comparación con la cría intensiva de ganado y la agricultura para alimentos procesado


¿Qué podemos hacer al respecto?


Aunque el costo de comer sano puede ser un desafío, existen estrategias que podemos seguir para mantener una dieta más equilibrada sin afectar significativamente nuestro presupuesto:


Planifica tus compras: elabora una lista de compras basada en alimentos frescos y saludables nos ayudará a evitar compras impulsivas de comida chatarra y a mantener un enfoque en la nutrición.


Apoyo a productores locales: comprar alimentos directamente de productores locales en mercados o tiendas de agricultores puede resultar más económico y beneficioso para la comunidad.


Cocinar en casa: preparar tus comidas en casa te permite controlar los ingredientes y reducir gastos en comparación con comer fuera o pedir comida rápida.


Conocimiento nutricional: infórmate sobre opciones saludables y cómo equilibrar tu dieta puede ayudarte a tomar decisiones más informadas y conscientes sobre nuestros hábitos alimenticios.


Reflexión final

El costo de comer sano frente a la comida chatarra en México está influenciado por diversos factores, como la producción, la economía de escala y las políticas gubernamentales. Sin embargo, al tomar decisiones más informadas y adoptar hábitos alimenticios conscientes, podemos mantener una dieta equilibrada sin comprometer nuestra salud ni nuestro bolsillo.


Elegir una dieta saludable en lugar de optar por la comida chatarra en México no solo tiene beneficios para nuestra salud, sino que también puede marcar la diferencia en la protección y conservación del medio ambiente. Cada elección que hacemos puede contribuir positivamente a un futuro más sostenible y equilibrado para nosotros y para las generaciones venideras.

---

Commentaires


bottom of page