Image by Manuel Barroso Parejo

Contaminación del aire: un verdugo silencioso que cobra la vida de 48 mil personas en México


En México, sobre todo en las ciudades más pobladas, la norma es que la calidad del aire sea de mala a muy mala; esta norma no quiere decir que sea lo correcto pero finalmente la población ya se acostumbró.


Esta ‘normalización’ de la mala calidad del aire es un problema mayúsculo, por una parte la sociedad debe exigir aire limpio pero la pasividad ha sido característica de la humanidad, es como la rana que está en una olla a fuego lento; por otra parte esta mala calidad del aire es un verdugo que cada año cobra la vida de más personas.


Tan solo el año pasado, la contaminación del aire fue responsable de la muerte de 48 mil 300, la cifra más alta desde el 2005; esto de acuerdo con el reporte State of Global Air 2020’.


El informe State of Global Air es un análisis integral de los niveles y tendencias en la calidad del aire y la salud de todos los países del mundo. Son producidos anualmente por el Health Effects Institute y el proyecto Global Burden of Disease (GBD) del Institute for Health Metrics and Evaluation (IHME) y son una fuente de datos e información objetivos, de alta calidad y comparables sobre la calidad del aire.


De acuerdo con el informe, el número de muertes aumentó un 2.5 por ciento respecto al 2018, señala el documento.


La pandemia ha atraído una renovada atención a una amenaza mundial para la salud pública, no del todo invisible, pero que sigue siendo ignorada en muchas partes del mundo: la contaminación del aire.


Si bien los efectos de COVID-19 pueden aparecer en unas pocas semanas, las consecuencias para la salud de la contaminación del aire pueden tardar años en manifestarse en forma de enfermedades crónicas.


En los últimos meses se ha demostrado el costo subyacente que la contaminación del aire tiene sobre la salud respiratoria y cardiovascular y con el tiempo ha hecho que las personas sean más vulnerables a los efectos del COVID-19.


La exposición al aire contaminado durante periodos prolongados incrementa el riesgo de desarrollar enfermedades como cáncer de pulmón, diabetes tipo 2, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), cardiopatía isquémica e infecciones en las vías respiratorias.


Christopher Murray, director del IHME, añade que la contaminación del aire es uno de los factores que agravan el Covid-19.


"La interacción del Covid-19 con el continuo aumento global de enfermedades crónicas y factores de riesgo relacionados, que incluyen la obesidad, el nivel alto de azúcar en la sangre y la contaminación del aire en exteriores, durante los últimos 30 años ha creado una tormenta perfecta, alimentando las muertes por Covid-19", detalla.

La contaminación del aire fue el cuarto factor de riesgo principal de muerte prematura en todo el mundo en 2019, superado solo por la presión arterial alta, el consumo de tabaco y la mala alimentación.


Para más información sobre el reporte, lo puedes descargar en: www.stateofglobalair.org


////

Vía: State of Global Air

Imagen: State of Global Air


PLANETA B BLANCO SIN MUNDO.png

2019 | PlanetaB | Consultoria e Información ambiental

Montes Urales 424, Lomas de Chapultepec, CDMX.

M. contacto@planeta2.com.mx