top of page

En 2023 se registró sequía histórica en el Valle de México. Iniciamos este 2024 y parece que seguirá igual, incluso peor



En el transcurso del año 2023, el Valle de México experimentó una sequía histórica que, lamentablemente, parece persistir y agravarse al iniciar el presente año 2024.


El año pasado se distinguió como el periodo más caluroso registrado a nivel global y, de manera particular, en México. Esta situación generó un efecto devastador de sequía, exacerbado por el alarmante descenso de los niveles en las presas del país.


Los incendios que asolaron la Zona Metropolitana y el Valle de México, como el incidente registrado el pasado martes en una planta de reciclado, contribuyen a la formación de ozono y partículas en el entorno atmosférico. Este fenómeno se ve agravado por el incremento de la temperatura del aire, conjugado con diversos factores ambientales.


Jorge Zavala, destacado investigador del Instituto de Ciencias de la Atmósfera y Cambio Climático de la UNAM, resaltó estos preocupantes hallazgos durante el seminario "Revisión de la Situación de la Calidad del Aire de la Megalópolis".


"El aumento de la temperatura del aire propicia la formación de ozono y confluyen tres factores: el cambio climático, el efecto de calor urbano en la Zona Metropolitana y, además, estamos experimentando las condiciones del fenómeno de El Niño", explicó Zavala.

En relación con la Ciudad de México, se observa un incremento generalizado de las concentraciones de ozono conforme se eleva la temperatura del aire. La situación se complica aún más con la presencia de incendios, los cuales favorecen la propagación de partículas contaminantes.


Zavala advirtió sobre la importancia de anticiparse y adoptar medidas efectivas, dado que se espera que el 2024 replique las condiciones climáticas extremas registradas en 2023, caracterizadas por altas temperaturas y sequía.


Según el monitor de sequía del Servicio Meteorológico, gran parte del territorio nacional se encuentra en una condición que va desde anormalmente seco hasta sequía excepcional, un estado extremo en comparación con registros históricos.


El año 2023 se destacó por tener la temperatura promedio nacional más elevada para un mes de junio en la historia, superando incluso al año 1998, que estuvo marcado por el fenómeno de El Niño 97-98. Ahora, con el fenómeno de El Niño 2023-2024 y las condiciones del cambio climático, las temperaturas alcanzaron niveles récord.

Zavala enfatizó que la ola de calor de junio de 2023 estableció récords de intensidad y duración, alcanzando hasta 25 días en algunos estados de la República.


Advierte sobre la necesidad de mantener una vigilancia constante, ya que la repetición de un sistema anticiclónico similar, pero centrado en México, podría tener consecuencias significativas en la formación de ozono.


Qué pensamos en PlanetaB


La sociedad desempeña un papel crucial en el enfrentamiento de los desafíos ambientales actuales. La promoción de la conciencia ambiental, a través de campañas educativas sobre el cambio climático y la necesidad de preservar el agua, se convierte en un pilar fundamental.


Asimismo, la adopción de prácticas de uso eficiente del agua en los hogares, junto con la movilidad sostenible y la participación activa en iniciativas locales, constituyen acciones concretas para mitigar el impacto ambiental.


El gobierno, por su parte, debe liderar mediante la implementación y fortalecimiento de políticas ambientales que impulsen la gestión sostenible de recursos y la adaptación al cambio climático.


Estrategias integrales para la gestión eficiente del agua, regulación y vigilancia ambiental efectiva son esenciales para mantener la salud del entorno. Además, el gobierno debe incentivar la adopción de energías renovables tanto en el sector público como en el privado.


Las empresas, como actores clave en la dinámica socioeconómica, deben comprometerse activamente con la sostenibilidad. La eficiencia energética en los procesos productivos, la gestión responsable de residuos y la inversión en tecnologías verdes son imperativos.


La Responsabilidad Social Empresarial (RSE), centrada en proyectos ambientales y sociales, contribuye al bienestar comunitario. Asimismo, la transparencia y divulgación de información ambiental son fundamentales para evaluar el desempeño y la responsabilidad corporativa.


La colaboración entre estos tres sectores es esencial para abordar la crisis ambiental de manera integral y construir un futuro más sostenible.


////////////

Vía. Noticas+

Commentaires


bottom of page