top of page

La floración anticipada de las jacarandas en la CDMX es el testimonio del cambio climático



La llegada de la primavera tiñe de púrpura las calles de la capital mexicana, gracias a la floración de miles de jacarandas. Este espectáculo no solo captura la mirada de quienes habitan y visitan la ciudad, sino que también atrae a aves, abejas y mariposas, ofreciéndoles alimento y refugio.


Sin embargo, este año las cosas tomaron un giro inesperado.


Algunas jacarandas comenzaron a mostrar sus flores ya en enero, un adelanto considerable respecto a su ciclo habitual de primavera.


Este fenómeno ha disparado las alarmas entre la población y la comunidad científica de la Ciudad de México, donde estos árboles se han convertido en un emblema fotogénico y característico de sus calles.


Investigadores locales están examinando cuán extendido está el fenómeno de la floración temprana y apuntan al cambio climático como el principal sospechoso.


"Históricamente, las jacarandas empezaban su floración a finales de marzo, con la llegada de la primavera, momento en el que sus flores se tiñen de violeta", señala Constantino González, investigador del Instituto de Ciencias Atmosféricas e Investigación del Cambio Climático en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

"Ahora, las vemos florecer en enero y febrero, aún en invierno, cuando no debería ser su momento", agrega el biólogo de 48 años.

Para establecer una correlación directa entre el cambio climático y la floración anticipada de las jacarandas, el equipo de González requiere de una muestra representativa y realizar comparaciones año tras año. Con este fin, ha movilizado a un grupo de jóvenes que recopilan datos por toda la ciudad y recurren a imágenes satelitales para su análisis.


Él atribuye el adelanto del fin del invierno en la capital mexicana a mediados de enero, en lugar de a finales de marzo, como sería lo esperado, a un incremento en las temperaturas.


En enero, cuando usuarios de redes sociales comenzaron a compartir imágenes de jacarandas en flor, preguntándose acerca de las implicaciones del cambio climático.


"Nunca antes la gente había empezado a decir 'esto es serio, es real' y ya no se trata solo de un oso polar a la deriva", comenta Cristina Ayala, bióloga y doctora en Ciencias de la Sostenibilidad.
"Es muy positivo que la gente empiece a ser consciente de las consecuencias que el cambio climático traerá para nosotros, los urbanitas", añade.

¿Qué pensamos en PlanetaB?


La investigación en curso sobre la floración adelantada señala directamente hacia el cambio climático como un factor clave. Este fenómeno no debería ser visto simplemente como una curiosidad estacional, sino como una llamada de atención para todos nosotros.


La conciencia pública sobre los efectos del cambio climático está creciendo, y estas jacarandas adelantadas nos recuerdan que el impacto se manifiesta de maneras inesperadas y a veces poéticas, como a través de los delicados pétalos violetas que florecen antes de tiempo.


La necesidad de acción colectiva y responsabilidad individual se vuelve más evidente que nunca. Es un recordatorio de que nuestras acciones diarias, las decisiones sobre consumo y la atención a la sostenibilidad son cruciales. En este contexto, la admiración por la belleza de la naturaleza debería ir de la mano con un compromiso renovado para preservarla.


Las jacarandas florecen antes, pero también nos recuerdan que, como sociedad, debemos actuar ahora para garantizar que estas maravillas naturales continúen inspirando y enriqueciendo nuestras vidas en los años venideros. Este episodio nos insta a mirar más allá de la superficie morada y a reconocer la urgencia de cuidar nuestro planeta, porque, al final, la salud de la naturaleza refleja la salud de nuestra propia existencia.



Comentários


bottom of page