NOTICIAS
NOSOTROS

La última zona helada del Ártico mostró una drástica pérdida de hielo en 2020



¿Cómo van sintiendo la crisis climática? Hemos tenido un 2021 bastante errático en cuestión de clima, lo más reciente es el fenómeno que se presentó en la costa oeste de América donde regiones como Vancouver tuvieron temperaturas de 44°C.


Estos fenómenos que cada vez son más recurrentes se deben al calentamiento global y una de las zonas que más lo reciente es el Ártico, en donde la llamada última zona helada del Ártico registró su concentración más baja de hielo marino el año pasado debido al cambio climático.


Científicos habían previsto que el hielo marino resistiría por más tiempo que en cualquier otro lugar frente al cambio climático. Sin embargo, un estudio liderado por la Universidad de Washington reveló que el año pasado esta área experimentó su concentración más baja.


La zona se encuentra al norte de Groenlandia y de las islas del Archipiélago Ártico Canadiense. Es conocida por ser un refugio para especies que dependen del hielo, como los osos polares y las morsas, pues en otros sitios cercanos las condiciones son inhabitables.


Los científicos estudiaron el hielo marino durante agosto de 2020 en el mar de Wandel, que solía estar cubierto por hielo grueso durante todo el año.


A través de imágenes satelitales, el pasado 14 de agosto se registró la menor concentración de hielo marino en la zona: sólo un 52 por ciento de la cifra habitual desde 1979.


Según el estudio, publicado en "Communications Earth & Environment", la principal causa de este récord de concentración baja se debe a factores del tiempo, como vientos que rompieron y movieron el hielo marino.


También contribuyó el adelgazamiento a largo plazo del hielo marino ocasionado por el calentamiento global, puesto que las capas delgadas permiten que más luz del Sol calienten el océano. Luego, con el viento, esta agua cálida puede derretir más piezas de hielo.


A decir de los científicos que participaron en la investigación, sus hallazgos fueron sorprendentes porque al principio del verano, el grosor promedio del hielo marino era cercano al normal.


"Durante el invierno y verano del 2020, tenías parches de hielo más viejo y más grueso que se había deslizado hacía allí (la última zona helada del Ártico), pero había suficiente hielo nuevo y más delgado que se derritió para exponer el océano abierto. Eso inició un ciclo de absorción de energía térmica para derretir más hielo, a pesar del hecho de que había algo de hielo grueso", detalló Axel Schweiger, científico polar del Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad de Washington.

Aunque los resultados del estudio despertaron preocupación, hasta ahora se desconoce cómo serán afectadas las especies que dependen del hielo a corto y largo plazo, señaló el experto en un comunicado.


"El pensamiento actual es que esta área puede ser el último refugio para las especies que dependen del hielo. Entonces, si como muestra nuestro estudio puede ser más vulnerable al cambio climático de lo que ha gente ha supuesto, eso es importante", alertó.

En la investigación "Accelerated sea ice loss in the Wandel Sea points to a change in the Arctic's Last Ice Area" también participaron la Universidad de Toronto y la Universidad de Toronto Mississauga.


¿Qué sigue?

Continuar presionando a los líderes de cada país a reforzar las acciones contra la crisis climática. Encontrar formas de ayudar en tu comunidad como el reciclaje, la economía circular, la disminución de basura y desperdicio de comida.


/////

Vía: EFE / Reforma

Imagen: Kristin Laidre/University of Washington