top of page

200,000 hectáreas de monocultivos de palma renacerán como bosques en Indonesia



La tragedia de la deforestación en Indonesia es un desgarrador relato de la destrucción de exuberantes bosques de selva en pos de monocultivos de aceite de palma.


Que ha pasado en Indonesia


Estos antiguos y diversos ecosistemas, hogar de innumerables especies y guardianes de la diversidad biológica, se ven sometidos a una implacable explotación. La voracidad de la industria del aceite de palma ha llevado a la eliminación de vastas extensiones de selvas tropicales.


Hasta enero de 2022, Indonesia había perdido más de 24 millones de hectáreas de bosques debido a la deforestación en las últimas décadas. Es uno de los países que ha experimentado una de las tasas de deforestación más altas del mundo debido a la conversión de tierras forestales en plantaciones de aceite de palma, así como para otros fines, como la agricultura y la minería.


200 mil hectáreas para conservación


El gobierno de Indonesia reveló un emocionante proyecto: cerca de 200,000 hectáreas de plantaciones de palma serán transformadas en un exuberante bosque. Esto no es solo una historia de conservación, es un auténtico renacimiento.


Si bien, 200 mil hectáreas no es nada comparado con las 24 millones de hectáreas perdidas, es un espacio que abarca un área de dos veces y media más grande que Nueva York.Este vasto terreno volverá a manos del estado, un regreso triunfal a la naturaleza que debió haber sido siempre su hogar.


Esta asombrosa iniciativa se enmarca en una legislación emitida en 2020 que persigue aclarar el complicado estatus legal de las plantaciones ubicadas en áreas designadas como bosques. Hasta ahora, se ha descubierto que alrededor de 3.3 millones de las 17 millones de hectáreas de plantaciones de palma en el país han estado ocupando ilegalmente tierras que deberían haber sido verdes y frondosas selvas.


Pero aquí viene el aviso crucial: los propietarios de estas plantaciones que se atrevan a desobedecer las reglas se enfrentarán a multas severas y se les negará la posibilidad de seguir cultivando aceite de palma en estos terrenos.


Indonesia es el líder indiscutible en la producción mundial de aceite de palma, un componente clave en productos como deliciosos pasteles, crujientes galletas, irresistibles cosméticos, frescos jabones y efectivos productos de limpieza.


"Para las áreas de bosques protegidos y bosques de conservación, el gobierno está comprometido en restaurar la naturaleza después de que se pague la multa", afirmó el secretario general del Ministerio de Bosques, Bambang Hendroyono. Un llamado claro a la responsabilidad.


Debemos actuar con determinación para detener esta destrucción desenfrenada antes de que sea demasiado tarde. Apoyar la sostenibilidad, promover prácticas agrícolas responsables y exigir la preservación de nuestros bosques son acciones cruciales que todos debemos tomar. El futuro de nuestro planeta depende de ello.


/////////

Vía: Agencias


コメント


bottom of page