Image by Manuel Barroso Parejo

Escamas de tilapia, alternativa para sustituir plásticos


La producción de alimentos genera un alto desperdicio de materia prima que no se utiliza, desde cáscaras de frutas hasta escamas o huesos; en sí hay diversos subproductos de los alimentos que diariamente son desechados por que se desconoce su valor real.

Para Dalila Rubicela Cruz Fabián, estudiante de la Maestría en Diseño e Innovación de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), este desperdicio fue su fuente de inspiración para crear materiales sostenibles que sustituyen al plástico.

La estudiante desarrolló una alternativa sostenible para el embalaje de productos a partir de escamas de pescado; el producto final puede tener diferentes texturas y resistencias para reemplazar el uso de plásticos.

Dalila, quien es becaria del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), afirmó que el proyecto fue apoyado por el ‘Fondo de Proyectos Especiales de Rectoría (Foper) y surgió ante la necesidad de proponer alternativas biodegradables que pudieran sustituir materiales plásticos.

“...En mi tesis de licenciatura investigué adhesivos naturales. El que llamó más mi atención fue el elaborado con cola de pescado porque, además de que es un material ecológico, me permitiría trabajar con desechos que se generan en la producción de tilapia (Oreochromis niloticus) en el campus Amazcala de la UAQ. Después, en la literatura encontré intentos en Europa de hacer plásticos con escamas de pescado, lo que me pareció algo muy interesante..”, dice Cruz.

La composición de las escamas de pescado se basa en una estructura de colágeno, de hecho hay diversos remedios caseros en donde se usan las escamas e incluso productos comerciales; aunque Cruz utiliza esta estructura de colágeno como polímero natural e hidroxiapatita.

“...En este proyecto, las escamas pasan por un proceso de lavado y secado, además de dos tratamientos físicos. La mayoría de los productos ecológicos suele tener un costo elevado porque en sus procesos se utilizan síntesis químicas, lo que aumenta sus costos. El proceso que desarrollamos solo utiliza procesos físicos de temperatura y compresión...”, dijo.

Gracias al apoyo de la doctora especialista en gestión de la innovación, Sandra Hernández López, la estudiante logró diseñar pastillas con diferentes composiciones y texturas.

“...Obtuvimos algunas composiciones similares al plástico y papel. Lo que logramos fue generar diferentes tipos de materiales, algunos muy resistentes. Esto nos permite pensar en envases o embalajes para alimentos en los que se utilizarán adhesivos también elaborados con pescado...”, señaló Cruz.

Una de las grandes ventajas del proyecto es que la materia prima que se necesita para su elaboración viene de subproductos de la industria pesquera, que actualmente no tiene una utilidad y en la mayoría de los casos, las escamas son desechadas junto con la basura orgánica.

“...En los mercados locales hay muchas escamas que se tiran a la basura y ahí podemos rescatarlas. Después se limpian y se tratan para transformarse en este material...”, explicó.

“...El proyecto ya se encuentra en proceso de patente, la idea es generar empresas enfocadas en la fabricación de materiales para empaque y embalaje...”, afirmó Cruz.

Vía: Conacyt

Imagen: Conacyt

#biodiversidad #sostenible #alimentos #soluciones #reciclaje #plástico

PLANETA B BLANCO SIN MUNDO.png

2019 | PlanetaB | Consultoria e Información ambiental

Montes Urales 424, Lomas de Chapultepec, CDMX.

M. contacto@planeta2.com.mx