Image by Manuel Barroso Parejo

Estudiantes mexicanos crean concreto con materiales reciclados que purifican el aire y agua de lluvi


Para muchos, el concreto sólo es un producto que se utiliza en la construcción, pero realmente no nos detenemos a pensar el impacto que tiene en el ambiente.

El cemento es un material pulverulento que al mezclarse con agua se convierte en una pasta moldeable con propiedades adherentes. Si se le agrega arena se lo denomina concreto, y si a su vez se le agrega piedra se le llama Hormigón y a este último si le agregas una estructura de hierro es comúnmente llamado Hormigón Armado.

Cada tonelada de cemento, requiere 1.5 toneladas de roca caliza así como del consumo de combustibles fósiles, con un costo ambiental de 1 tonelada de CO2 emitida por cada tonelada de cemento producida.

Este sector debe modernizarse ya que cada día las necesidades de cemento van incrementándose. Es por esto que estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México de la Facultad de Estudios Superiores (FES) plantel Aragón, (UNAM)m crearon un concreto ecológico que purifican el aire y el agua de lluvia.

El estudiante de la carrera de ingeniería civil y fundador de la empresa Ingenia Concretos, Gregorio Allan Rodríguez Ortiz, diseño unas placas de concreto que tienen la capacidad de purificar el aire hasta un 30 por ciento de las partículas dañinas que flotan en la atmósfera y pueden funcionar para acabados de edificios y fachadas.

“...Este material sustentable es concreto fotocatalítico, ya que mediante una reacción llamada fotocatálisis que usa los rayos ultravioleta (UV), degrada los óxidos nitrosos para transformarlos en nitratos…”, explicó Rodríguez.

Igualmente, el concreto desarrollado por este grupo de estudiantes, contribuye al cuidado del medio ambiente, ya que las placas de concreto están hechas de lo que solía ser basura: fibras orgánicas, caucho de llantas y cascajo. Además, puede reutilizarse para hacer nuevos lotes del mismo material.

Héctor Martínez, también ingeniero civil de la FES Aragón, detalló que otra propiedad del concreto es que deja pasar el agua para que se reintegre a las reservas del subsuelo y con esto evitar que se contamine al terminar en las alcantarillas; el agua de lluvia puede regresar a los mantos acuíferos y seguir su ciclo natural.

“...Estamos trabajando para que esta tecnología se utilice pronto en proyectos de construcción, e incluso en estructuras para evitar, por ejemplo, que las inundaciones afecten los monumentos históricos…”, explicó Martínez.

En el portal de UNAM Global, los especialistas manifestaron que el material es muy resistente y se puede utilizar en banquetas, estacionamientos o jardines.

“...Ingenia Concretos, no cuenta con una planta de gran tamaño, por lo que aún fabricamos de manera artesanal y aunque el precio por metro cuadrado es de mil 200 pesos, confiamos en que el consumidor lo utilice por sus ventajas estéticas pero sobre todo ecológicas…”, dijo Rodríguez.

Este tipo de iniciativas debería de tener un apoyo federal para que las empresas contructoras puedan adquirir estos productos, siempre y cuando sean materiales sostenibles.

____________________

Vía: UNAM Global Imagen: Ingenia Concretos

#sostenible #reciclaje #CO2 #soluciones

PLANETA B BLANCO SIN MUNDO.png

2019 | PlanetaB | Consultoria e Información ambiental

Montes Urales 424, Lomas de Chapultepec, CDMX.

M. contacto@planeta2.com.mx