Image by Manuel Barroso Parejo

Plástico, mi gran enemigo. Nuestro némesis a vencer


Cada año entran a circulación ¡300 millones de toneladas! de productos de plástico y se ha vuelto tan parte de nuestros vidas que rara vez nos detenemos a pensar la cantidad de basura que estamos generando.

¿Se han preguntado cuántas cosas de plástico usamos diariamente y cuántas de ellas no son necesarias? Es más la gran mayoría son plástico no-duradero; esto quiere decir que su vida útil es menor a 3 años…en mi opinión su ciclo de vida real no supera los 3 días.

No negaré que el plástico ha ayudado a que nuestras vidas sean más cómodas, después de todo quién quiere lavar los platos después de una comida, es más fácil tirarlo a la basura y olvidarnos que existió. Pero justo en este punto está nuestra dependencia hacia el plástico.

De esos millones de toneladas de plástico producidas anualmente sólo el 15% se recicla…¡15%! Eso quiere decir que el 85% restante es enviado a tiraderos y desafortunadamente no se queda en ese sitio sino que terminan en el mar. De hecho existe la “isla de plástico” –en otra entrada entraremos más a detalle- donde hay montañas que no tienen fin de plástico flotando en el mar. Porque no lo veamos no quiere decir que no exista.

El problema de un plástico en el mar es que no permanece en su estado, más bien es fotodegradado, es decir, se van descomponiendo en pequeñas piezas liberando toxinas al mar. Ahora imagínense los cientos de millones de toneladas que están desperdigadas en el mar, todos liberando toxinas al mundo marítimo. Si de verdad después de esto no disminuimos nuestro consumo de plástico seremos parte de la destrucción de nuestro planeta.

De acuerdo a un estudio del Foro Económico Mundial para el 2025 por cada 3 toneladas de peces habrá 1 tonelada de plástico en el mar y si seguimos con el mismo paso para el 2050 habrá más plástico que peces. Y si crees que esto no te va alcanzar piensa en el pescado que comes tan sanamente, ese pescado seguro se habrá “alimentado” de algún desperdicio de plástico que hayas usado.

Creo que no puedo hablar de este tema sin enojarme con cada línea que escribo, siento que las personas no piensan o creen que nada de lo que hacen afecta al mundo. Nos lo estamos acabando y como siempre lo hemos dicho, nosotros somos la solución.

Hay que optar por productos que no estén envasados en plástico, utilizar materiales biodegradables; dejemos de comprar bebidas embotelladas. Ya nos dimos el lujo de depender durante décadas del plástico, es nuestro turno de demostrar que podemos dar vuelta atrás. Piensa en cada animal marino cada vez que consumes plástico y si aun así crees necesitarlo, piénsalo dos veces.

Cada semana estaremos sacando una imagen con gráficos sobre cómo números reales del impacto del plástico. Ayúdanos a difundirla en tus redes sociales con el hashtag #no+plástico

#plástico

PLANETA B BLANCO SIN MUNDO.png

2019 | PlanetaB | Consultoria e Información ambiental

Montes Urales 424, Lomas de Chapultepec, CDMX.

M. contacto@planeta2.com.mx