PLANETA B BLANCO SIN MUNDO.png

2019 | PlanetaB | Consultoria e Información ambiental

Montes Urales 424, Lomas de Chapultepec, CDMX.

M. contacto@planeta2.com.mx

Heces humanas para crear combustible limpio y económico


África no es un continente que se caracterice por tener recursos abundantes, de hecho es todo lo contrario en cuanto a infraestructura se refiere y más en un país como Kenia, donde casi la mitad de la población vive por debajo de la línea de pobreza, pero lo cierto es que todos y cada uno de sus habitantes van al baño.

Un grupo de activistas de la Compañía de Servicios de Agua y Saneamiento de Nakuru están generando combustible limpio para los residentes locales en una forma bastante peculiar, pequeñas bolas de heces humanas. Sí, así como se lee, los desechos de las personas ahora están siendo procesados para convertirse en energía.

Para lograr esto, se usan camiones llenos de aguas residuales de fosas o sistemas sépticos y letrinas de pozo para transformar los desechos en ‘briquetas’ o bolitas las cuales son seguras y más económicas que el carbón adicional a que duran más que el carbón normal y no, no despiden olores.

Si las heces humanas no se tratan o eliminan de forma correcta, pueden plantear diversos problemas de salud; incluso se puede hablar de brotes cólera y otras enfermedades relacionadas con el saneamiento. En este caso, debido a que es un ‘recurso’ abundante y disponible, la Compañía de Servicios de Agua y Saneamiento desarrolló un método para convertir los desechos en un combustible asequible y limpio.

PROCESO: Para elaborar las bolitas de combustible, la empresa seca poco a poco las heces al sol en un ‘invernadero’. Posteriormente se tratan a una temperatura de 300°C en un horno a través de un proceso de carbonización donde se añade aserrín. El 'producto' que sale se mezcla con una pequeña porción de melaza (sustancia espesa, dulce y de color oscuro que queda como residuo de la cristalización del azúcar de caña) para que actúe como aglutinante; finalmente se enrolla en bolas y se deja al sol a secar.

“…El horno tiene orificios en la parte inferior los cuales permiten que el oxígeno entre de forma controlada para que ayude a la combustión, sin llegar a dejar en cenizas al producto. De esta forma podemos eliminar todas las materias volátiles, gases dañinos y en este punto nos aseguramos que las heces no despidan olores por lo que es seguro para su manipulación al momento de hacer las bolitas…”, comentó John Irungu, gerente de la Compañía de Servicios de Agua y Saneamiento de Nakuru.

Un kilo de ‘bolitas de combustible’ cuesta cerca de $0.50 centavos de dólar (alrededor de $8.75 pesos mexicanos), este precio es bastante razonable y por debajo a lo que se vende el carbón en Kenia.

Lo más complicado de todo este proceso no fue el convertir las heces en combustible sino en cambiar el paradigma de que se estén usando desechos humanos. Tomó su debido tiempo el superar el estigma que rodea el uso de las heces, pero al tener una buena campaña de comunicación se tuvo éxito informando a los residentes que podrían obtener un combustible para cocinar más limpio que el carbón y por un precio muy inferior.

Al día de hoy la producción que alcanza la empresa es de dos toneladas de bolitas de combustible pero su meta es más ambiciosa y buscan producir 10 toneladas para finales del año. Para esto necesitan equipo adicional de deshidratación y carbonización.

Igualmente la compañía invirtió en la construcción de más de 6 mil escusados diseñados específicamente para recolectar desechos. Por el momento la producción y venta es de forma local pero no se descarta una expansión fuera de Kenia.

Vía: Africa News

Imagen: Africa News

#sostenible #diseño #soluciones