Producción de bambú para construcción incrementa en Puebla


Los bambús constituyen una de las familias botánicas más extensas e importantes para el planeta por los diferentes usos y aplicaciones que supone. Igualmente son el único grupo de gramíneas -familia de plantas monocotiledóneas de tallo cilíndrico, nudoso y generalmente hueco- adaptado para crear bosques.

En los últimos años, se han realizado diversos estudios para conocer las aplicaciones que tiene en el sector de la construcción; hoy ya se pueden construir viviendas enteras de bambú.

La ‘madera’ de bambú' goza de una gran reputación a nivel mundial. En otros países es conocido como el ‘acero vegetal’ debido a su fuerza y resistencia estructural; incluso se ha comparado con el concreto curado en compresión y tiene una resistencia a la tracción comparable con el acero.

Estos beneficios no han pasado desapercibidos en México, de hecho el incremento de esta planta para construcciones ha incrementando sustancialmente; sobre todo en Puebla donde el crecimiento en el cultivo de esta planta es notable.

“...En el 2007, cuando se introdujo este cultivo en los municipios de Hueytamalco y Cuetzalan, sólo se contaban con 10 hectáreas; una década después la superficie de cultivo aumentó de forma abismal a 857 hectáreas…”, dijo a Reforma Mauricio Mora, gerente de Fundación Produce Puebla.

Mora explica que el bambú tiene cada vez una mayor relevancia en diferentes mercados, sobre todo en el de la construcción, ‘porque no se requiere varilla de acero ni cemento para las edificaciones las cuales son resistentes a los sismos’, explicó.

“...Es un material que requiere menos tiempo para poder ser usado comercialmente, pues para convertirse en ‘madera’ destinada a la construcción necesita alrededor de 10 años, mientras que el pino requiere de 30 años…”, destacó.

Usadas como muro las cañas de bambú demuestran tener efectividad contra los sismos al funcionar en bloque y en caso de colapso el material es bastante liviano y la reconstrucción se puede llevar de manera más fácil.

Por otro lado, este cultivo tiene características que permiten contrarrestar el cambio climático.

“...El bambú es una planta sustentable, entre sus beneficios, puede capturar 10.5 toneladas de dióxido de carbono (CO2) por hectárea, o sea que 400 plantas de bambú, al cuarto año de sembrarse están capturando 10 mil 500 kilos de CO2 por hectárea, esto hace que sea la planta del futuro para contrarrestar los efectos negativos del cambio climático…”, detalló Mora.

Es un material renovable y al crecer rápidamente no es causa de erosión ni deforestación. Igualmente, esta planta es utilizada en el tratamiento de aguas residuales por su gran propiedad purificadora y filtradora.

Económicamente también supera a sus rivales, ya que es un material bastante barato y se ha comprobado que puede reducir el costo de una vivienda hasta en un 50 o 60%.

En México, una empresa automotriz decidió cultivar bambú para cumplir su obligación y ‘liquidar’ la deuda de huella de carbono que generó por la ampliación de su planta en el estado de Puebla.

_______________________________

Vía: Reforma

Imagen: Static Flickr

#bosques #sostenible #conservación #soluciones

PLANETA B BLANCO SIN MUNDO.png

2019 | PlanetaB | Consultoria e Información ambiental

Montes Urales 424, Lomas de Chapultepec, CDMX.

M. contacto@planeta2.com.mx