Image by Manuel Barroso Parejo

Exige comunidad Rarámuri cancelar 8 permisos de tala que habían sido suspendidos


Las comunidades indígenas son un grupo vulnerable en México, un grupo que ha lo largo de su historia ha sufrido una grave marginación y que con el tiempo sólo se ha acentuado.

Son numerosos los casos donde los derechos de esta minoría han sido pisoteados y este caso se suma a la larga lista de abusos que se cometen.

En el municipio de Bocoyna en Chihuahua, situado en la zona más alta de la Sierra Madre Occidental del estado y que es conocido por sus paisajes y atractivos turísticos, habita la comunidad indígena de Bosques San Elías Repechique.

Este pueblo ha exigido a las dependencias federales, en especial a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) que cancelen los 8 permisos de aprovechamiento forestal que la dependencia otorgó a empresas particulares madereras, quienes extraen madera del territorio ancestral indígena sin la debida aprobación de la comunidad.

En abril de 2017, la comunidad interpuso un amparo reclamando a la Semarnat diferentes irregularidades, entre ellas: la emisión permisos de aprovechamiento forestal, la falta de consulta y consentimiento libre y el daño de manera temporal o definitiva al territorio ancestral de la comunidad.

Gracias a este amparo la comunidad gozó de cierta protección, hasta hace algunas semanas cuando el particular que extrae la madera del territorio indígena realizó acciones de limpieza y prevención de incendios por lo que las autoridades federales eliminaron la suspensión de los permisos de aprovechamiento sin preguntar o notificar a la comunidad Bosques San Elías Repechique.

Como decíamos, esta es un abuso más que se suma tanto al medio ambiente como a las minorías. Primero porque es una violación a los derechos territoriales y comunales de la comunidad Raramuri quienes han estado luchando contra la tala en sus territorios ancestrales y segundo por tratarse un legado natural.

La ley estipula que los recursos naturales agua, suelo,madera, entre otros, se consideran de acceso preferente para las comunidades indígenas y el aprovechamiento por particulares ajenos a este tipo de grupos deberá someterse en a una consulta previa con la comunidad, misma que ha rechazado el aprovechamiento de su territorio.

Esta comunidad indígena busca conservar su entorno y mantener en el suelo los árboles milenarios que han acompañado a diferentes generaciones de indígenas, pero la avaricia y corrupción están dejando sin un legado ambiental a las futuras generaciones.

“...Como pueblo denunciamos que la Semarnat sigue otorgando permisos sin consultarnos. Hemos exigido cada año que no den permiso porque no estamos de acuerdo con esas acciones. Es la herencia que nos dejaron nuestros antepasados y está siendo destruida…”, de acuerdo con Luis Javier Pérez Enríquez, segundo gobernador de la comunidad,

La comunidad de Bosques San Elías Repechique sólo busca que se respeten sus derechos humanos, territoriales y comunitarios como pueblo indígena y se suspenda de forma definitiva los permisos de aprovechamiento forestal.

Vía: Proceso

Imagen: XEJ

#deforestación #bosques

PLANETA B BLANCO SIN MUNDO.png

2019 | PlanetaB | Consultoria e Información ambiental

Montes Urales 424, Lomas de Chapultepec, CDMX.

M. contacto@planeta2.com.mx