Image by Manuel Barroso Parejo

Hamburguesas con setas revolucionan el mercado y conservan el medio ambiente


Hamburguesas, ese alimento que se popularizó tanto que ya es difícil imaginar un país que no tenga al menos un restaurante de este tipo; pero las hamburguesas tienen un lado obscuro y no, no es el pan.

Si eres de los pocos que no ha visto el documental Cowspiracy, te comentamos las principales características obscuras detrás de una hamburguesa de res.

El diario Time informó que la crianza de animales para la alimentación -como las reses de tu hamburguesa favorita- es responsable del 30% del consumo mundial de agua dulce. Una típica hamburguesa quarter pounder (cuarto de libra), requiere casi de 2500 litros de agua, el equivalente a dos meses de duchas.

Por otro lado, The Guardian afirmó que la ganadería a nivel mundial produce más emisiones de gases de efecto invernadero que todo el sector de transporte: automóviles, barcos, aviones y trenes.

Por estas y muchas otras razones es importante revisar nuestro consumo de carne y cómo disminuirlo. Si eres de los que ama profundamente las hamburguesas y no puede dejar de vivir sin ellas pero quieres hacer un cambio, tenemos la solución: hamburguesas híbridas.

Este tipo de hamburguesas mezcla setas con res, no pienses en una hamburguesa con champiñones encima, sino en una ‘carne’ que tiene cierto porcentaje de setas y otro de res.

Esta mezcla agrega más humedad y reduce la cantidad de carne que se necesita por lo que se reduce la necesidad de la res la cual, como ya explicamos, tiene un gran impacto en el medio ambiente.

Se estima que si el 30% de la carne de res de las hamburguesas en todo Estados Unidos fuera de setas, se reducirían los gases de efecto invernadero, tanto como retirar de las calles 2.3 millones de autos. Lo mejor de todo es que una empresa de fast food quiere ser parte de esta meta.

Sonic Drive-In, la cuarta cadena de comida rápida de Estados Unidos busca disminuir su impacto ambiental sin renunciar al sabor de una hamburguesa clásica por lo que ha introducido este híbrido en su menú.

El nuevo producto ha sido aceptado por el paladar de los millones de estadounidenses, quienes consumen anualmente 10 mil millones de hamburguesas de carne.

Sonic Drive-In atiende cerca de 3 millones de clientes diariamente, los cuales ya pueden saborear y deleitarse ‘sin culpa’ de una jugosa hamburguesa elaborada con 30% de setas y carne de res, además de los ‘toppings’ reglamentarios como lechuga, jitomate, cebolla y queso.

“...Ni siquiera se nota la diferencia. El consumidor puede 'salirse con la suya' al saborear una hamburguesa que tiene menos calorías que las tradicionales...", declaró a Efe Lori Abou Habib, jefa de mercadotecnia de Sonic, que citó el respaldo de experimentos realizados por chefs en los que la mezcla de setas llegó al 40%.

Las setas tienen una textura parecida a la carne, propiedades de retención de la humedad y un gusto que puede resaltar el sabor de la hamburguesa, lo que permite a los cocineros usar menos sal.

La compañía promete que las personas que comen la hamburguesa híbrida obtendrán todo el sabor, pero "sin culpa", pero no revela si la reducción de la culpa vendrá de disminuir las calorías o las emisiones de gases de efecto invernadero; cual sea el caso es para bien.

“...Esperamos que este nuevo movimiento continúe y se convierta en una de las principales tendencias alimenticias del año…”, declaro Bart Minor, presidente del Mushroom Council.

Esta idea no es pionera ni mucho menos, de hecho en diferentes cafeterías de escuelas y universidades ya se lleva a cabo, de hecho en la Universidad de Stanford se sirve únicamente hamburguesas híbridas, al igual que en Google.

La empresa Sodexo de servicios alimenticios, encargada de las cafeterías de miles de escuelas de todo Estados Unidos, también ha probado la mezcla y el grado de satisfacción de los estudiantes ha sido del 85%.

Pero lo interesantes es que Sonic es la primer empresa de fast food que aplica este modelo a todas sus cadenas, es el primer intento a gran escala, por lo que es un gran paso. Esperemos que Burger King, McDonald’s, IN-N-Out, Jack in a Box y muchas otras cadenas de hamburguesas sigan este ejemplo.

De lograr que todas las hamburguesas de Estados Unidos tuvieran un 30% de setas, se ahorrarían 314 mil millones de litros de agua y se podrían reducir los campos para la ganadería y dejar esos 23 mil kilómetros cuadrados a bosques… if only.

"...Si la gente comiera más plantas que carne, los beneficios en escala serían exponenciales. Una solución que redirija al consumidor de la carne hacia las plantas puede tener un gran impacto ambiental, aunque no sea un cambio del 100%"...", declaró Richard Waite, encargado del laboratorio de alimentos sostenibles del Instituto de Recursos Mundiales.

____________________

Vía: NPR

Imagen: Mushroom Council

#alimentos #sostenible #soluciones #plantas

PLANETA B BLANCO SIN MUNDO.png

2019 | PlanetaB | Consultoria e Información ambiental

Montes Urales 424, Lomas de Chapultepec, CDMX.

M. contacto@planeta2.com.mx