Tren Maya no cuenta con autorización de impacto ambiental y aún así se irá a consulta


Parece que el presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, estará realizando diversas consultas ciudadanas para que ‘el pueblo’ decida. Fuera de que es un ejercicio sin validez científica, ya que ‘el pueblo’ realmente muchas veces no sabe, desconoce y sólo opina por opinar, estas consultas podrían ser dañinas para el medio ambiente.

No queremos entrar en temas políticos ni tomar una postura, lo que sí, es que seremos críticos y aplaudiremos los avances y el progreso y denunciaremos los abusos que se se cometan en el próximo gobierno.

Dicho esto, hay un tema que ha causado mucha controversia: el Tren Maya’. En su campaña, Obrador lo anunció como la gran obra en modernidad y progreso, pero en este proyecto nunca se habló de una consulta ciudadana como sucedió con el aeropuerto de la Ciudad de México.

Ante la presión de la sociedad, López Obrador anunció la realización de una nueva consulta ciudadana el 24 y 25 de noviembre para preguntar la viabilidad de tres proyectos, entre estos el Tren Maya; a pesar de ya tener una fecha de inicio de construcción para el 16 de diciembre… muy confuso esto.

El punto es, no sólo la arbitrariedad de la consulta ciudadana, sino del proyecto en sí. Muchos lo han considerado un capricho del próximo presidente, pero al igual que la propuesta de hacer el aeropuerto en Santa Lucía, el Tren maya no cuenta con la autorización de impacto ambiental, ni estudios que soporten el proyecto.

“...El proyecto del Tren Maya que ha impulsado el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, hasta el momento no cuenta con autorización de Manifestación de Impacto Ambiental ni Cambio de Uso de Suelo en Terrenos Forestales…”, señaló el Secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Rafael Pacchiano.

El todavía secretario de la Semarnat, aseguró que el Tren Maya tendría que obtener una Manifestación de Impacto Ambiental de carácter regional, ya que involucra a diferentes entidades de la República Mexicana.

“...No es opción menospreciar los compromisos internacionales de México en cambio climático, ni tampoco podar talento, si el propósito como todos deseamos es convertir a México en un frondoso bosque, no en un desierto agónico, cuidemos todos que las obras que se anuncian no comprometan la riqueza de nuestro capital natural, su protección, preservación y conservación es prioridad única, fundamental e impostergable...”, dijo el titular de la Profepa, Guillermo Haro

Agregó que, en todos los niveles de gobierno, federal, estatal y municipal, se deben tomar decisiones con base en hechos, datos y cifras, para poder generar políticas públicas adecuadas para la sociedad, no imitemos al presidente del país vecino quien manipula la información y desestima a la comunidad científica.

Por su parte, López Obrador descartó que la construcción del Tren Maya ocasione un impacto ambiental, toda vez que el derecho de vía ya existe desde los años cincuenta, por lo que no se expropiará ningún terreno.

“...A lo largo de las vías del tren se van a sembrar 50,000 hectáreas de árboles frutales y maderables va estar acompañado del programa Sembrando vida, para reforestar, pero no para dar respuesta a alguna inconformidad que tenga que ver con daños, porque no existe ningún daño...”, dijo Obrador.

Veremos que sucede en la próxima ‘consulta ciudadana’, aunque todo parece indicar que la construcción del Tren Maya será un hecho y aun así, López Obrador está obligado a presentar un estudio de impacto ambiental y revisar la viabilidad del proyecto, no sólo por un capricho se debe hacer negocio con los recursos naturales del país.

_________________________________

Vía: Semarnat / Planeta2 Imagen: Getty Images

#deforestación #política #selva #bosques

PLANETA B BLANCO SIN MUNDO.png

2019 | PlanetaB | Consultoria e Información ambiental

Montes Urales 424, Lomas de Chapultepec, CDMX.

M. contacto@planeta2.com.mx