Indonesia combate la pobreza y colateralmente la deforestación



Un ingreso básico universal que puede ayudar a una familia a salir de la pobreza, también puede ayudar al medio ambiente; esto de acuerdo a un estudio.


Un programa gubernamental que ayuda a los indonesios de escasos recursos de las zonas rurales a través de transferencias, tuvo el efecto inesperado de reducir la deforestación en un 30 por ciento en las aldeas participantes.


El programa ‘Keluarga Harapan’ (Family Hope) proporciona transferencias directas a hogares de bajos ingresos para llevarlos por encima de la línea de pobreza, pero también tuvo el beneficio colateral de ayudar a los bosques del país.


El programa les dio dinero a las familias si cumplían ciertas condiciones, como asistir a visitas regulares al médico, mantener a los niños en la escuela y participar en capacitación en salud y nutrición.


Si bien las transferencias monetarias condicionadas se utilizan en varios países del mundo para aliviar la pobreza, no se consideran una acción ecológica, según Science News.


Esto se debe a que el crecimiento económico a menudo se correlaciona con la degradación ambiental. Pero, eso es correlación, no causalidad.


El nuevo estudio, publicado en Science Advances, examinó los hábitos de más de 266 mil hogares en 7,468 aldeas rurales en 15 provincias en varias islas entre 2008 y 2012.


Los investigadores compararon dónde se distribuyó el efectivo a las imágenes satelitales de los bosques durante el mismo período de tiempo y notaron que los bosques donde el gobierno estaba haciendo pagos estaban yendo mucho mejor que otras regiones de Indonesia.


"...Durante décadas, la gente ha estado debatiendo si el alivio de la pobreza y la protección del medio ambiente están en desacuerdo entre sí. Resolver este debate es importante porque muchas personas pobres se encuentran en las mismas áreas donde encontramos los ecosistemas más amenazados, como la selva tropical...", Paul Ferraro, autor del estudio de la Universidad Johns Hopkins.


Salvar los bosques de Indonesia es crucial para la salud del planeta y la vida silvestre. Los bosques albergan una amplia gama de especies y son eficientes en la captura de carbono.


Sin embargo, la destrucción de los bosques es responsable del 10 por ciento de las emisiones de dióxido de carbono humano, y gran parte es el resultado de la pobreza extrema.


Para las aldeas rurales, la venta de madera y la limpieza de tierras para el cultivo a menudo es un flujo de ingresos de último recurso.


Indonesia alberga el tercer bosque tropical más grande del mundo, pero también es el principal productor mundial de aceite de palma, que genera millones de empleos pero es culpado por los ambientalistas de la pérdida de bosques e incendios.


Según Global Forest Watch, Indonesia tuvo la tercera tasa más alta de pérdida de selva tropical en el mundo en 2019. También vio la división entre sus ciudadanos más ricos y más pobres crecer más rápido que cualquier otro país en el sudeste asiático en las últimas dos décadas, y ahora tiene la sexta mayor brecha de desigualdad de riqueza en el mundo, según Oxfam Internacional.


Con frecuencia, los programas asistencialistas, si son mal manejados y solo por una cuestión política terminan siendo un fracaso. Si, y solo sí, estos programas van ligados a una responsabilidad / obligación de la persona que se beneficia de este, puede funcionar; el programa de Indonesia puede ser un gran ejemplo.


///

Vía. Agencias

Imagen: Program Keluarga Harapan (PKH)


PLANETA B BLANCO SIN MUNDO.png

2019 | PlanetaB | Consultoria e Información ambiental

Montes Urales 424, Lomas de Chapultepec, CDMX.

M. contacto@planeta2.com.mx