Image by Manuel Barroso Parejo

Marea plástica invade playas mexicanas protegidas, ¿todavía crees que ‘solo’ es una botella de agua?


“...No está claro cuánto tiempo tardará ese plástico en biodegradarse por completo hasta el nivel molecular. Se calcula que entre 450 años y nunca…”, anónimo.


Cada año acaban en el océano entre ocho y trece millones de toneladas de plástico, matando millones de animales marinos al año. Hay constancia de que afecta a cerca de 700 especies, algunas en peligro de extinción.


En algunos casos los daños son visibles: animales estrangulados por redes de pesca abandonadas o por los aros que unen los packs de las latas de bebida. En otros muchos casos los daños son invisibles.


Desde el zooplancton hasta las ballenas, la vida marina está ingiriendo microplásticos, que es como se conoce a los fragmentos de menos de cinco milímetros que se producen al degradarse el plástico y del nanoplástico ni hablemos.


En islas remotas de todo el mundo, donde no hay acceso público, no hay carreteras ni civilización cercana, el plástico está acumulándose y México no es la excepción.


“...Sabemos cómo recoger la basura. Sabemos cómo desecharla. Sabemos cómo reciclarla. La clave está en crear las instituciones e implementar los sistemas necesarios para ello…”

De acuerdo con Greenpeace, al menos ocho áreas naturales protegidas (ANP) en las costas mexicanas se encuentran seriamente afectadas por la contaminación con desechos plásticos, lo mismo en playas, que en la superficie del mar y en el fondo marino.


La organización ambientalista presentó los resultados de un estudio realizado en colaboración con especialistas de la Unidad Académica de Sistemas Arrecifales de la UNAM.


Se evaluaron 21 sitios arrecifales; 15 dentro de áreas naturales protegidas del Caribe, 3 en zonas urbanas o puertos en el área de influencia de las ANP del caribe y 3 en una ANP del Golfo de México


"...En total se registraron 815 piezas hechas de material plástico, equivalente a 2 piezas por kilómetro cuadrado flotando en la superficie y 3 mil 500 piezas por kilómetro cuadrado en el fondo del mar...", detalló.

Los desechos más comunes que se registraron y recolectaron fueron fragmentos de bolsas, tapas, equipos de pesca, botellas, etiquetas de bebidas o comida, poliestireno (unicel), cepillos de dientes y agitadores.


Algunos de estos desechos plásticos pudieron ser identificados por su origen. Estados Unidos, República Dominicana, Jamaica, Puerto Rico y Guatemala, fueron de los países que podríamos decir “normal” que nos llegue la basura.


Lo impresionante es que hay presencia de plástico que viene de Singapur o Turquía, países que se encuentran a miles de kilómetros de distancia, lo que hace pensar en lo conectado que está el mundo y que la basura plástica que hoy se deseche, podrá terminar en otro país.


"...La presencia de piezas plásticas en la columna, fondo y superficie marino registradas en este estudio representan un riesgo potencial para las especies animales que viven en estas zonas marinas, por el riesgo de enredo o ingesta de plástico…” alertó Omar Oslet, académico de la UNAM y uno de los autores del informe.

Greenpeace hizo un llamado a la Secretaria de Medio Ambiente y a la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), para que desarrollen estrategias inmediatas para combatir la contaminación con plásticos en las costas mexicanas.


De esta forma, tan siquiera podríamos limitar a cero nuestros desechos, es decir que no exista basura plástica local y que solo lidiemos con los desechos internacionales, que igualmente se podrían crear estrategias para su reciclaje y penalización a los países de origen; esto sería realmente interesante.


///

Vía: Agencias

Imagen: WAYNE PARRY, AP


PLANETA B BLANCO SIN MUNDO.png

2019 | PlanetaB | Consultoria e Información ambiental

Montes Urales 424, Lomas de Chapultepec, CDMX.

M. contacto@planeta2.com.mx