NOTICIAS
NOSOTROS

Nestlé garantiza reciclaje de cápsulas de café, pero siguen sin ser compostables y/o biodegradables


La prohibición de plásticos de un solo uso que impuso la CDMX llegó a las cápsulas de café, las cuales están siendo un dolor de cabeza para los centros de reciclaje. Para cumplir con la prohibición, Nestlé aseguró que todas las cápsulas de café que utiliza en diferentes líneas de productos serán recicladas, informó ayer la Secretaría de Medio Ambiente (Sedema).


Cuando llegaron las cápsulas de café, todo era miel sobre hojuelas, pero rápidamente se dejó ver un grave problema: la acumulación de cápsulas usadas, ya que es muy difícil reciclarlas; de hecho existen movimientos internacionales para eliminar este tipo de productos, o que las mismas empresas evolucionen y hagan sus cápsulas 100% biodegradables, compostables y reciclables.


"...Una meta a la que se comprometió Marcas Nestlé, para asegurar el 100 por ciento de recuperación de su producto comercializado en la Ciudad de México, es que a fines de 2021 multiplique la captación actual de cápsulas tratadas y recicladas en la Ciudad…", indicó la Sedema.

la dependencia destacó que todas las cápsulas comercializadas, el 100 por ciento, deberán ser recuperadas con la ampliación de 82 a 349 puntos de recolección para los consumidores.


Además, Nestlé deberá demostrar el ciclo completo de las cápsulas, incluidos los procesos de recolección y transporte a cargo de la empresa Ingeniería Aplicada y Sustentabilidad Ambiental.


La empresa Recicley Mx se ocupa del lavado, secado, cernido, separación y trituración de la cápsula, en una planta en Toluca, Estado de México, donde son usadas para la fabricación de láminas multiplásticos y contenedores para Grupo Industrial Placove.


Asimismo, los residuos orgánicos de café son transformados en composta, en Apasco el Grande, Guanajuato.


Nestlé acreditó que desde antes de entrar en vigor la prohibición de plásticos de un sólo uso, la cápsula de café Dolce Gusto tiene una reciclabilidad de 95 por ciento y comprobó que no son fabricadas con materiales de bajo potencial de aprovechamiento, en un esquema que será ampliado a todos sus productos.


La realidad es que Nestlé debería diseñar una cápsula 100% reciclable, compostable y biodegradable, para que en cualquier momento que sea desechada la cápsula, ya sea en un basurero, en un centro de reciclaje e incluso en la calle, esta pueda biodegradarse en materia orgánica nuevamente, pero falta mucho para esto.


////

Vía: Reforma

Imagen: CNN