Image by Manuel Barroso Parejo

Plaga de langostas destruyen cultivos en el Cuerno de África


En las últimas semanas se ha perdido el foco sobre temas ajenos al COVID-19, no es para menos, es una pandemia, pero otros temas más apremiantes como el cambio climático están dejando de ser noticia.


Millones de langostas han diezmado pastos y cultivos en el Cuerno de África, amenazando la subsistencia de la región que ha sido golpeada por la crisis climática.


A finales de 2019, inusuales tormentas e inundaciones en las costas del mar Arábigo, precedidas por la irrupción de cinco ciclones tropicales ligados al rápido calentamiento de las aguas del océano Índico, sirvieron de caldo de cultivo para la proliferación en masas de estos insectos.


Llegados desde Yemen, estos migrantes voladores invadieron entonces áreas húmedas de Somalia, el sur de Etiopía y el norte de Kenia en enjambres de un tamaño medio de unos 250 campos de fútbol, devastando a su paso los pastos de los que dependen millones de pastores nómadas.


Las millones de langostas arrasaron todo a su paso, habitantes de la región intentaron ahuyentaron en vano y observaron con resignación como el pasto destinado a sus animales era consumido rápidamente.


“...Somalilandia recibe cada año langostas durante los meses de invierno, pero en esta ocasión ha sido mucho peor y si no se actúa ahora, estas jóvenes langostas formarán en abril nuevos enjambres, se reproducirán y sus huevos eclosionarán antes de junio…”, enfatizó el ministro regional de Agricultura, Ahmed Muumin Seed.


Para entonces, su población podría llegar a multiplicarse por 400, según estimaciones científicas, antes de migrar una vez atraídas por las lluvias de Pakistán e India.


De acuerdo con diversas ONG's, esta segunda invasión podría desencadenar una catástrofe humanitaria en el Cuerno de África; una de las regiones más vulnerables a los choques climáticos, dependiente del sector primario y que, según la ONU, acoge a unos 13 millones de personas en situación de inseguridad alimentaria.


“...Un enjambre de un kilómetro cuadrado contiene entre 40 y 80 millones de langostas y cada una de ellas ingiere unos dos gramos de alimento, esto significa que un enjambre del tamaño de Barcelona comerá en un solo día lo mismo que sus más de cinco millones de habitantes en 48 horas…”, detalla a Efe Keith Crissman, oficial superior para la previsión de la langosta de la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO).


La FAO cuenta en la costa de Somalilandia y otros puntos de África con misiones de vigilancia y fumigación a fin de contener esta nueva generación de ninfas, que amenaza 1.2 millones de acres de tierra o, lo que es lo mismo, cuatro veces el área de la ciudad de Nueva York.


En las comunidades de pastoreo donde las langostas compiten con el ganado por alimento, la situación es peor. Si los animales reciben menos comida se debilitan, enferman y pueden morir y a su vez los niños de estas familias dependen de su leche, por lo que podría derivar en un problema nutricional.


La situación no es menor y podría enviar a millones de personas a ser desplazados por la crisis climática.


///

Vía: EFE

Imagen: EFE/Juan Medina


PLANETA B BLANCO SIN MUNDO.png

2019 | PlanetaB | Consultoria e Información ambiental

Montes Urales 424, Lomas de Chapultepec, CDMX.

M. contacto@planeta2.com.mx